PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

17h28

Bovespa

+1,47% 81.002

16h43

Oro

0,00% 117

17h00

Dólar

-0,37% 3,2170

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Consumidores brasileños impulsan incipiente recuperación económica

07/12/2017 - 13h24

Publicidad

JOE LEAHY
JOHN PAUL RATHBONE
"FINANCIAL TIMES"

Maria Cláudia Faria puede respirar tranquila esta Navidad.

La gerente de cuentas de la agencia de marketing Kerigma en el estado de São Paulo dice que está a punto de terminar de pagar la excesiva deuda de tarjetas de crédito que acumuló durante la gran recesión de Brasil en los últimos dos años.

Cuando la recesión recortó sus ingresos a la mitad, comenzó a usar cuatro tarjetas de crédito para realizar los pagos del préstamo de su coche, antes de devolver el vehículo al banco y reestructurar sus deudas.

"Ya no podía dormir, estaba preocupada", dice la Sra. Faria. "Ahora, estoy más tranquila porque terminaré el año sin deudas, gracias a Dios, y puedo pedir prestado nuevamente".

Al igual que la Sra. Faria, millones de brasileños están empezando a solicitar crédito de nuevo, impulsando la incipiente recuperación a medida que Brasil sale de su peor recesión en la historia.

"Los hogares y las empresas se han estado desapalancando, por lo que el repunte en el crecimiento podría ser mayor y más rápido de lo esperado", dice Mauro Roca, analista de deuda soberana de TCW, una gestora de fondos estadounidense.

La mayor economía de América Latina se está preparando para lo que probablemente será la temporada de ventas minoristas navideña más sólida que se ha visto desde que comenzó la recesión.

Este año, se espera que la economía crezca 1 por ciento, llegando a 3.5 por ciento en 2018, según los pronosticadores más optimistas.

El consenso de los economistas encuestados por el banco central es que habrá un crecimiento de 2.5 por ciento. Esto se compara con una contracción de 3.6 por ciento en 2016 y una contracción de 3.8 por ciento en 2015.

Antes de la recesión, Brasil era uno de los mercados de consumo emergentes más dinámicos del mundo, con compradores que compraban todo a plazos, desde productos de belleza hasta automóviles. Para muchos brasileños, comprar a plazo es la única forma en que pueden permitirse adquirir muchos bienes.

Pero la economía comenzó a desacelerarse en 2011 justo cuando los pagos promedios de deuda de Brasil alcanzaron un alto nivel de 23 por ciento del ingreso familiar, casi el doble del costo del servicio de deuda de EEUU antes del colapso del mercado inmobiliario en 2008.

El desempleo alcanzó más de 13 por ciento, mientras que el consumo per cápita se contrajo un 12 por ciento acumulativo entre el primer trimestre de 2015 y el mismo período de este año, según Goldman Sachs.

El alto nivel de inflación redujo drásticamente los salarios reales. El aumento de las tasas de interés y los fuertes aumentos en los precios de energía también impactaron el poder de compra de los consumidores.

"La gente estaba traumatizada", dice Marcos Casarin, director de servicios macroeconómicos latinoamericanos de Oxford Economics. "La combinación de familias, empresas y un gobierno excesivamente endeudados al mismo tiempo resultó en un 'apagón' y todos tuvieron que ajustarse al mismo tiempo".

A diferencia de sus contrapartes en EEUU, los brasileños estaban cargando deudas a corto plazo en lugar de préstamos hipotecarios.

Las deudas de los brasileños eran relativamente pequeñas: menos de 42 por ciento de su ingreso anual en comparación con 100 por ciento en EEUU. Por lo tanto, muchos brasileños han podido pagar sus deudas con mayor rapidez.

Estas mejores condiciones de crédito ya están empezando a aparecer en los resultados de los bancos.

"Los préstamos otorgados a particulares en Brasil aumentaron en torno al 10 por ciento, lo que se reflejó en un aumento en las carteras de financiación al consumo en el trimestre", señala Itaú Unibanco, el mayor banco privado del país, en sus resultados del tercer trimestre.

Los minoristas también están percibiendo el repunte, debido al aumento de 9.3 por ciento en las ventas minoristas en septiembre en comparación con el año anterior.

El principal obstáculo para una recuperación total sigue siendo la elección presidencial del próximo año, que se espera que sea de las más impredecibles en una generación, dicen los analistas. Con la clase política devastada por los escándalos de corrupción, todavía no hay candidatos claros.

"La política es quizás la única gran razón para la precaución", dice el Sr. Roca de TCW. Aun así, no se espera que la incertidumbre política detenga las celebraciones esta Navidad.

En los puertos de Brasil, las importaciones de productos manufacturados terminados, que generalmente son productos de consumo, se dispararon 44 por ciento en el tercer trimestre en comparación con el año anterior, según Maersk Line, la mayor empresa naviera del mundo.

Las importaciones de componentes para el ensamblaje de bienes como televisores en Manaos, la zona libre de impuestos del país, aumentaron 35 por ciento durante el trimestre mientras el país se preparaba para la temporada navideña y la Copa Mundial de fútbol del próximo año.

En general, las importaciones de carga en contenedores subieron 14.3 por ciento durante el tercer trimestre en comparación con el año anterior, el cuarto trimestre consecutivo de crecimiento de dos dígitos, dijo Maersk.

"El crecimiento que hemos visto en los últimos trimestres ha llegado más rápido de lo que había anticipado la industria", dice Nestor Amador, director comercial de Maersk Line en la Costa Este de Sudamérica.

Copyright The Financial Times Limited 2017

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar