PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

18h01

Bovespa

+0,35% 86.991

16h43

Oro

0,00% 117

17h00

Dólar

-0,21% 3,2420

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

La ciudad-sede del gigante cárnico JBS en Estados Unidos ve a Wesley Batista como ético, justo y exigente

15/01/2018 - 14h48

Publicidad

RAQUEL LANDIM
EN GREELEY, COLORADO (EE.UU.)

"¿Pero Wesley está preso todavía?", consulta Justin Teitalbeum, chofer de una empresa de transporte, cuando Folha le pregunta acerca del impacto de la detención de los hermanos Joesley y Wesley Batista, dueños del gigante cárnico JBS, sobre la comunidad local.

La pregunta se repitió en conversaciones que Folha mantuvo con criadores de ganado, empleados de la empresa y otros habitantes de la pequeña Greeley, en Colorado, donde está ubicada la sede americana del grupo JBS.

Algunos hasta llegan a dudar de que Wesley -que vivió en la región entre 2007 y 2011- sea culpable de las acusaciones.

Wesley está detenido de forma preventiva bajo sospecha de "insider trading": por haber comprado dólares en el mercado para, supuestamente, lucrar con la suba de la moneda americana cuando la delación de JBS salió a la luz.

Los americanos tienen poco conocimiento acerca del escándalo. Saben que los hermanos hicieron un acuerdo de delación con la Justicia, que confesaron el pago de sobornos a políticos, y que existen algunas grabaciones con altas autoridades, pero, en general, no escucharon los diálogos y desconocen el contenido.

Los americanos tienen también poco conocimiento sobre Joesley Batista, encargado de ser el nexo con Brasilia y que grabó al presidente Michel Temer. Los empleados de la sede americana recuerdan haber visto al hermano menor en alguna que otra reunión.

"Para mí, esta situación es muy rara, porque no tiene nada que ver con el CEO [presidente de la empresa] que yo conozco: ético, exigente y justo", dice Chris Gaddis, jefe de recursos humanos de JBS en Estados Unidos.

Los hermanos Batista vienen haciendo un esfuerzo por aislar sus operaciones en Estados Unidos, Canadá y Australia del escándalo de Brasil. En la actualidad, las unidades que están fuera del país, una buena parte adquirida con ayuda del BNDES, son responsables por el 87% de la facturación de JBS.

Traducido por NATALIA FABENI

Lea el artículo original

Divulgação
Sede americana de la empresa JBS en Greeley, Colorado
Sede americana de la empresa JBS en Greeley, Colorado

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar