PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

18h12

Bovespa

+0,32% 81.220

16h43

Oro

0,00% 117

17h00

Dólar

-0,24% 3,2020

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Peligrosas trampas virtuales

04/12/2017 - 13h33

Publicidad

PAULA CESARINO COSTA

La prensa se ha convertido en un objetivo prioritario de grupos extremistas que buscan desacreditarla. En las últimas semanas, han surgido intentos alarmantes de minar la credibilidad de reporteros y periódicos.

El más reciente fue la acción de grupo de activistas conservadores que intentó inducir al diario norteamericano "The Washington Post" a publicar información falsa sobre un político republicano. Son integrantes de una organización llamada Proyecto Veritas, que anuncia tener como objetivo exponer la parcialidad de los medios y denunciar sus fragilidades.

El intento fracasado fue revelado por el propio periódico, que publicó detalles de las trampas a las que fue expuesto. En resumen, una mujer intentó convencer al "Washington Post" de que Roy Moore, candidato republicano al Senado por el Estado de Alabama, la había dejado embarazada cuando era adolescente.

A lo largo de dos semanas, ella contó una historia dramática sobre una supuesta relación sexual con Moore en 1992, cuando contaba 15 años. Durante las entrevistas, presionó repetidamente a los reporteros del periódico a expresar su opinión sobre el efecto que sus declaraciones tendrían sobre la candidatura de Moore, cuando viniesen a público. P

Además de militantes comprometidos contra sí, la prensa vive bajo el escrutinio de espías profesionales con el objetivo de desmoralizarla.

En noviembre, la revista "New Yorker" reveló que Harvey Weinstein, el magnate de Hollywood acusado de acoso sexual, había contratado agentes secretos para espiar y ofrecer pistas falsas a periodistas, como forma de desviarlos del foco principal de la noticia. Buscaba impedir que la revista y el New York Times publicasen los resultados de sus investigaciones que mostraban acusaciones de agresión y acoso sexual contra Weinstein.

Son sólo los dos casos más recientes expuestos, pero están lejos de ser iniciativas aisladas.

Hace algunos años, John Bohannon, doctor en biología molecular y periodista, intentó probar que los medios no tienen criterios elevados y es fácilmente engañado. Falsificó un estudio que afirmaba que el chocolate podría ayudar en el adelgazamiento, inventando un instituto de investigación como patrocinador del levantamiento. El resultado fue publicado en vehículos de más de 20 países, entre ellos Folha.

Las tecnologías más sofisticadas multiplican las posibilidades de fraude y dificultan la detección de intentos de desacreditar a los medios.

El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, demostró que la nueva tecnología de realidad aumentada permite a los usuarios, por ejemplo, "agregar" recursos y filtros a sus imágenes o vídeos. El ejemplo dado fue inofensivo: añadir más vapor a la imagen del desayuno. Es fácil imaginar opciones malignas.

Decenas de empresas ofrecen servicios que, a través de robots y programas informáticos, crean falsas tendencias de asuntos en las redes sociales, manipulan opiniones, inventan usuarios e inundan el mundo virtual de noticias falsas.

Mi objetivo aquí es alertar a los lectores sobre los riesgos del consumo virtual de información y el desafío, que se renueva, de la práctica periodística.

En las elecciones brasileñas, no es novedad la contratación de brigadas periodísticas que actúan en la sombra para apuntar ideas y adversarios. Lo que surge de nuevo es la gama de formas cómo pueden actuar, de trampas que pueden tejer y de limitaciones que pueden generar.

Los periódicos tienen que prepararse para los nuevos frentes de batalla. Promover auto-vigilancia contra facilidades forzadas para engañar a periodistas, redoblar controles editoriales de calidad, buscar, refinar y preparar a los equipos, esos serán pasos necesarios en el combate contra los enemigos del buen periodismo.

Acciones deliberadas para engañar a los periodistas deben ser la preocupación número uno de la prensa basada en la realidad -tomando prestada expresión de la crítica de los medios de comunicación Margareth Sullivan.

La transparencia se vuelve cada vez más esencial.

En la ficción científica, el futuro suele parecer sombrío. Algunos proyectan el periodismo como un trabajo ejercido por computadores, a través de inteligencia artificial. De eso, estamos razonablemente distantes. No obstante nuevas trampas ya nos acechan a la moda de la distopía del Gran Hermano.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar