Un estudio apunta una tendencia de apoyo consistente a Bolsonaro por parte de diputados

Un informe del Departamento Intersindical de Asesoría Parlamentaria calcula el apoyo de 255 diputados

Gabriela Sá Pessoa
São Paulo

​A pesar de una base, por ahora, inestable en la Cámara de Diputados, el gobierno de Jair Bolsonaro (PSL) no debe enfrentar dificultades a la hora de conseguir una mayoría para aprobar medidas de su interés, sobre todo en lo que a las económicas se refiere.

Una proyección del Diap (Departamento Intersindical de Asesoría Parlamentaria) apunta que el gobierno comenzará con el apoyo consistente de 255 diputados y una oposición de 141 parlamentarios -menor apenas de las que enfrentaron  Fernando Collor y Lula en su primer gobierno.

El Diap tradicionalmente traza este retrato de apoyo en cada inicio de legislatura, basándose en la posición ideológica de los partidos. El estudio considera como parte de la base siglas de orientación más conservadora y próximas a la agenda liberal -aunque hasta ahora sólo el PR ha declarado formalmente su adhesión al gobierno.

El PTB, de tradición oficialista, anunció el apoyo al presidente en la segunda vuelta de las elecciones y el PRB ya afirmó que converge con el electo, pero no integrará su base.

"Este sentimiento de composición es de los que pueden estar más alineados a Bolsonaro en la recta inicial, no obstante, puede cambiar a lo largo de la legislatura, principalmente después de las elecciones a la Presidencia de la Cámara. El apoyo no estará condicionado al Gobierno, sino a la temática discutida", explica Neuriberg Dias, analista político y asesor del Diap.

El pasado miércoles (2), el PSL anunció que apoyará la reelección de Rodrigo Maia (DEM-RJ) a la Presidencia de la Cámara. El acuerdo, para Días, facilita la votación de la agenda económica de Bolsonaro, con un jefe del Legislativo y el Ejecutivo alineados para agilizar la tramitación de reformas económicas, como la de las pensiones, la tributaria y privatizaciones de estatales.

Para aprobar medidas como la reforma de las pensiones, por ejemplo, el Gobierno necesita al menos 308 votos. El expresidente Michel Temer (MDB) tenía la mayor base parlamentaria, según el Diap: 358 diputados. A pesar de aprobar pautas importantes de su agenda, como la reforma laboral, el emedebista no tuvo capital político para votar cambios en lo referente a la seguridad social.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original