El lodo de la Vale puede haber destruido reservas arqueológicas de Brumadinho

El Iphan informa que aún no sabe medir los impactos en el patrimonio histórico

Thiago Amâncio
São Paulo

​El rompimiento de la represa de Brumadinho (MG) de la empresa minera Vale, que dejó un saldo de 166 víctimas mortales, 155 desaparecidas y una mancha de destrucción ambiental, ha podido cobrarse una víctima más: el patrimonio histórico.

Al menos ocho reservas arqueológicas identificadas por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional se encontraban en el recorrido del lodo de desechos expelidos por la represa.

Son: Samambaia 1 y 2, acueducto Córrego de Feijão, Berro 2, Fazenda Velha 1 y 2 y Fazenda Recanto  1 y 2. Hay otros lugares situados a  lo largo del río Paraopeba que también pueden estar comprometidos.

En los yacimientos arqueológicos Fazenda Velha, en el margen derecho del arroyo Ferro-Carvão (o Córrego de Feijão, que da nombre a la mina de la Vale), se encontraron ruinas de edificaciones hechas con muros de piedra y adobe. Asimismo, estructuras de piedra de muros de bloques encajados también formaban parte de la reserva arqueológica de Fazenda Recanto.

En la reserva Samambaia 1, arqueólogos encontraron excavaciones circulares que indican la existencia de hornos de carbón y un canal de aducción (sistema de transporte de agua). También hay una construcción colonial, con cimientos de piedra y, pared y suelo construidos con columnas y vigas de madera. La escalera de la casa fue construida está hecha a base de piedra.

Ninguno de estos bienes fue declarado Patrimonio Histórico Federal.

Folha, el organismo afirmó que "no es posible medir el impacto en bienes culturales tutelados por el Gobierno Federal en función de los trabajos, que aún están en curso, de rescate de las víctimas y de recuperación de los daños causados por el accidente”.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

 ​Lea el artículo original