El ministro de Medio Ambiente visita una tierra indígena que alquila su terreno para plantar soja

El Ministerio de Agricultura afirma que hay un acuerdo para la siembra, vetado por la legislación; La Fiscalía y el Ibama lo niegan

Fabiano Maisonnave
Manaus

En su primer viaje a Amazonia, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, de 43 años, eligió conocer una tierra indígena donde productores rurales blancos hacen plantación mecanizada de soja y maíz transgénicos, mediante el pago de un porcentaje de la cosecha, según una investigación del Ibama del año pasado. La práctica es considerada ilegal por el Ministerio Público Federal (MPF).

Durante una entrevista en el programa de televisión Roda Viva, el pasado lunes (11), Salles admitió no haber estado nunca en la región, que ocupa cerca del 60% del territorio nacional.

La ministra Tereza Cristina (Agricultura) también acudió a la visita. En un comunicado de prensa, su cartera afirma que los paresí plantaron 10 mil hectáreas de cara a la cosecha 2018/19, de las cuales 8,7 mil hectáreas son dedicadas a la soja, gracias a un supuesto acuerdo celebrado entre el Ministerio Público Federal, Ibama y Funai.

A pesar de la afirmación, el Ibama y el MPF no firmaron ningún acuerdo de aprobación de la plantación mecanizada en las tierras indígenas de Mato Grosso.

El MPF afirma que reconoce la autodeterminación de los pueblos indígenas, pero también defiende "la Constitución Federal y la legislación infraconstitucional, que garantiza a los pueblos indígenas el usufructo exclusivo de sus tierras, prohibiendo, con ello, que personas de la sociedad civil se aprovechen del territorio tradicional indígena para sus actividades económicas bajo contratos ilegales de asociación o arrendamiento".

La Fiscalía informó que ha interpuesto un TAC (Término de Ajuste de Conducta) entre el Ibama y los paresí para regular la producción agrícola, además de ofrecer opciones de cultivo sostenibles, con el apoyo de Embrapa.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original