El Supremo de Brasil tipifica la homofobia como delito penal similar al racismo

El juicio comenzó en febrero y concluyó el jueves (13)

Ricardo Della Coletta
Brasília

El Tribunal Supremo (Tribunal Supremo Federal) decidió el jueves tipificar la homofobia y la transfobia como  un delito equivalente al racismo y por tanto debe tipificarse como tal.

El juicio comenzó en febrero y concluyó el jueves, cuando cinco magistrados presentaron sus votos.

La mayoría a favor de equiparar la homofobia y transfobia ya había sido constituida el 23 de mayo. No obstante, este jueves, el juicio acabó con el siguiente marcador: 8 a favor y 3 en contra de equiparar la homofobia a los delitos de racismo.

0
Magistrados Edson Fachin, Rosa Weber, Cármen Lúcia y Celso de Melo durante juicio sobre la tipificación penal de la homofobia, en Brasília (DF). (Foto: Fátima Meira/Futura Press/Folhapress) - Futura Press/Folhapress

El presidente de la Corte, Dias Toffoli, y el magistrado Ricardo Lewandowski entendieron que apenas debería ser declarado que el Congreso fue omiso al no votar una ley en ese sentido. Ya que desde su punto de vista, corresponde al Legislativo la criminalización de una determinada conducta.

Ya Marco Aurelio Mello manifestó que el Supremo tampoco puede establecer que el Legislativo fue omiso.

Por su parte, el magistrado Celso de Mello, instructor del caso, dijo que la decisión del Supremo de este jueves no interfiere ni compromete la libertad religiosa.

En este sentido se asegura la libertad para que líderes religiosos puedan argumentar en sus cultos que conductas homoafectivas no están de acuerdo con sus creencias. "Siempre y cuando tales manifestaciones no configuren discurso de odio, entendidas como las exteriorizaciones que inciten a la discriminación, la hostilidad o la violencia contra las personas en razón de su orientación sexual o de su identidad de género", declaró el decano.

El jueves, la magistrada Carmen Lúcia defendió la criminalización de la homofobia y citó casos de violencia contra la población LGBT.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original