El gobernador de Río: "La policía ya ha dado el recado y los tiroteos disminuirán"

Witzel dio esta declaración después de la divulgación del aumento de muertes a manos de la policía

Júlia Barbon
Rio de Janeiro

Para el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel (PSC), el aumento del número de muertes  a manos de la policía en el Estado durante la primera mitad de este año se debe a la mayor frecuencia de operaciones y tenderá a disminuir ahora porque "la policía ya ha dado el recado".

“La policía llevó a cabo más operaciones y fue más veces a las comunidades para incautar drogas y armas, y durante el comienzo del gobierno, la tendencia es que el crimen organizado se enfrente a la policía", declaró el lunes en una rueda de prensa sobre las acciones de su gobierno.

"Esta tendencia es decreciente, y la letalidad también tenderá a disminuir, porque la policía ya ha dado el recado y ha demostrado que no habrá indulgencia con los que usan rifles contra la sociedad y contra la policía", continuó.

0
Wilson Witzel durante una reunión con inversores en Buenos Aires el pasado 19 de julio Foto: Philippe Lima

En los últimos cinco años,  el número de muertos a manos de la policía en RJ suele aumentar en los primeros semestres. Actualmente, se ha batido un nuevo récord: 881 muertes este año, frente a las 769 de los primeros seis meses del año pasado, lo que significa un 15% más.

Este número contrasta con las siete muertes en servicio de policías militaresen 2019, la mitad de los que murieron en el mismo periodo en 2018.

Witzel ha justificado operaciones policiales que han dejado víctimas mortales incluso antes de que se hayan completado las investigaciones. Esto fue lo que ocurrió en febrero, cuando la policía acabó con la vida de 15 personas en el Morro de Fallet, en el centro de Río. Por su parte, la Oficina del Defensor Público denuncia el abuso policial durante la operación y la investigación del caso.

Esta operación fue la que dejó más víctimas en 12 años, desde la que se llevó a cabo en el Complexo do Alemão que acabó con un saldo de 19 muertos en 2007.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original