Cuatro presos involucrados en el motín de la cárcel de Altamira mueren durante su traslado

El presidente Bolsonaro dice que "esas cosas pasan"

Fabiano Maisonnave Gustavo Uribe

Cuatro reclusos que sobrevivieron a la masacre en la prisión de Altamira el lunes (29) fueron asesinados durante su traslado. Formaban parte de un grupo de 30 hombres que fueron trasladados en un camión de la cárcel a Belém, a 829 km de distancia.

Al menos 58 prisioneros murieron en el Centro de Recuperación Regional en Altamira, durante el mayor motín carcelario del año, superando al de mayo en Manaos, que dejó  un saldo de 55 víctimas mortales. Dieciséis de los presos fueron decapitados.

Familiares buscan información en el anatómico forense de Altamira. (Foto Danilo Verpa/Folhapress, COTIDIANO) - Danilo Verpa

Durante una entrevista, el representante del Gobierno de Pará, Helder Barbalho (MDB), informó que los prisioneros fueron asesinados por asfixia entre las 19h del martes (30) y la 1h del miércoles. Todos los prisioneros se encontraban esposados con abrazaderas plásticas y con las manos hacia atrás. El camión en el que se encontraban se divide en cuatro celdas.

"Los cuatro fueron asesinados por asfixia, por estrangulamiento mecánico", explicó el secretario de Seguridad Pública de Pará, Uálame Machado.

Machado dijo que el camión se detuvo en Novo Repartimento, a 321 km de Altamira, para que los prisioneros se alimentaran. Las muertes podrían haber sido provocadas entre esa ciudad y Marabá, a 180 km de distancia.

El secretario dijo que cada una de estas celdas tiene una cámara que transmite imágenes de lo que ocurre en su interior, no obstante, el sistema dejó de transmitir justo en el momento en el que se produjeron los homicidios porque es un tramo sin asfaltar y lleno de baches. Por lo tanto, no hay una grabación.

La autoridad negó cualquier problema de ventilación y dijo que un experto concluyó que no fue posible escuchar gritos o golpes provenientes de la caravana.

Las muertes fueron descubierta cuando el transporte llegó a Maraba. Tres ya estaban muertos y un cuarto fue rescatado con vida, sin embargo, falleció poco después. Nueve presos que podrían haberse quitado las esposas son considerados los principales sospechosos de los asesinatos.

Asimismo, Machado descartó un error de procedimiento basándose en que los 30 detenidos pertenecían a la facción Comando Clase A (CCA), incluso algunos eran compañeros de celda. "La probabilidad de que esto sucediera era mínima".

Antes de la publicación de la investigación por parte del gobierno de Para, el presidente Jair Bolsonaro (PSL) declaró que la muerte de estos prisioneros son problemas que "pasan".

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original