Encuentran ahorcado al recluso que intentó salir de la cárcel vestido de mujer

Tenía una larga lista de antecedentes penales como robo, tráfico y asesinato

Ana Luiza Albuquerque Diego Garcia
Rio de Janeiro

Faltaban 15 años para que el recluso Clauvino da Silva, de 42 años, que se ahorcó en su celda el martes por la mañana (6) con una sábana, pudiera beneficiarse  de la progresión de grado.

El sábado (3), Clauvino intentó escapar del Complejo Gericino en Río, usando una máscara de látex, una peluca y la ropa de su hija. No funcionó: fue detenido por oficiales correccionales y trasladado de Bangu 3 a Bangu 1.

Fue el final de una vida marcada por más de 10 páginas de antecedentes penales, a los que Folha tuvo acceso. Fue sentenciado a más de 70 años de prisión por delitos como tráfico de drogas, asesinato y robo.

Clauvino da Silva (Photo by HO / SEAP / AFP) - AFP

En una de esas ocasiones, en 2001, irrumpió en la casa de un casero y su familia en Angra dos Reis, y empleando amenazas y con la ayuda de una cómplice  robó objetos de valor. La fiscalía señaló que los delincuentes infundieron "un enorme terror" a las víctimas.

Según ellos, en todo momento Clauvino y su compañero dijeron que violarían a la esposa y a la hija de cinco años, que estaba durmiendo. Clauvino puso el arma en la cabeza de la menor y golpeó al casero. El allanamiento duró unas cinco horas.

En Bangu 3, Clauvino estaba en la galería B7, destinada a los líderes del CV (Comando Rojo), donde circulaba libremente. Ya en Bangu 1, solo hay celdas individuales, de las que solo salen para tomar el sol. La transferencia era una forma de castigarlo por intentar escapar.

Clauvino escapó de prisión en febrero de 2013, cuando un grupo de unos 30 internos logró salir por una alcantarilla. Cumplía condena desde 2001.

Fue encontrado un mes después junto a otros tres fugitivos en Fortaleza en Angra.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original