El nuevo fiscal general sugiere hacer correcciones en la Lava Jato

Aras evitó manifestar su opinión sobre temas como el aborto y el matrimonio homosexual

Daniel Carvalho Ricardo Della Coletta
Brasília

Con 68 votos a favor y 10 en contra, el pleno del Senado aprobó ayer el nombramiento de Augusto Aras, de 60 años, como jefe de la Oficina del Fiscal General.

Nominado por Jair Bolsonaro (PSL), el fiscal declaró el sábado en la Cámara que la Lava Jato ha cometido excesos que deben ser corregidos.

Augusto Aras, en el Senado (Foto: Pedro Ladeira/Folhapress, PODER) - Folhapress

Aras calificó la Operación como un "hito en la lucha contra la corrupción", pero argumentó que los funcionarios públicos solo se deben manifestar a través de los autos  y en la fase de enjuiciamiento. Elogió a Deltan Dallagnol, fiscal jefe de la Operación en Curitiba, aunque recomendó acaparar "menos atención".

Criticado por sus colegas por levantar las banderas de Bolsonaro en medio de la disputa sobre la nominación para la Fiscalía, Aras negó la posibilidad de actuar bajo sumisión, predicó la independencia entre los Poderes y evitó manifestar explícitamente sus puntos de vista sobre temas como el aborto y el matrimonio homosexual.

En el cargo, que debe ocupar al menos hasta 2021, el nuevo fiscal general enfrentará temas de interés gubernamental que a menudo acaban en el Supremo, como la tenencia y porte de armas, así como una investigación contra el senador Flavio Bolsonaro, el hijo del presidente.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original