La constructora OAS dice que aceptó una obra deficitaria en Bolivia por exigencia de Lula

La información fue compartida por los fiscales de la Lava Jato; El expresidente niega cualquier acto ilícito

Felipe Bächtold y José Marques, de Folha Paula Bianchi de The Intercept Brasil

Al negociar un acuerdo de delación, el empresario Léo Pinheiro, expresidente de la OAS, dijo que la empresa constructora asumió un trabajo en Bolivia para complacer al expresidente Lula (PT).

El petista, según Leo Pinheiro, quería evitar que las relaciones entre Brasil y el gobierno de Evo Morales se vieran estremecidas.

La obra mencionada es la construcción de una carretera que había sido iniciada por Queiroz Galvão en 2003. Sin embargo, Queiroz se involucró en una disputa con el gobierno de Evo y en 2007 fue rescindido su contrato.

Carretera Tarija-Potosí en Bolivia Foto: OAS /Divulgação

Según la declaración del empresario, Lula orquestó el financiamiento del BNDES en el país vecino y prometió a la OAS obtener otro contrato en Bolivia como compensación por llevar a cabo un proyecto problemático.

El gobierno brasileño, aseguró Leo Pinheiro, dijo que el estancamiento planteaba "riesgos diplomáticos" para el país. La detención de la construcción de la carretera comenzó a generar protestas en las regiones afectadas.

La declaración forma parte del acuerdo judicial de Léo Pinheiro, compartido por los fiscales de la Lava Jato a través de la aplicación de Telegram y  publicada por el medio digital The Intercept Brasil. Los archivos fueron analizados por el propio medio y por Folha.

La defensa de Lula asegura que "la mentira negociada es la estrategia de la Lava Jato para promover la persecución política contra el expresidente".

El embajador de Bolivia en Brasil, José Kinn, dice que no conoce las declaraciones de Leo Pinheiro. La defensa de Pinheiro declinó hacer comentarios al respecto.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original