La tradicional tensión entre el Gobierno y Folha aumenta en la administración Bolsonaro

Para especialistas, sus ataques a la prensa alcanzan niveles inéditos en la historia reciente del país

Naief Haddad
São Paulo

La relación entre la Presidencia de la República y Folha ha estado históricamente marcada por la tensión. Es un malestar que forma parte del juego democrático.

Siguiendo su proyecto editorial, que prevé independencia y no partidismo, Folha mantiene una postura crítica ante los ocupantes del Palacio de Planalto.

Una de las transmisiones en directo de Bolsonaro vía Facebook.Foto:no facebook @jairmessias.bolsonaro)

Fernando Henrique Cardoso (PSDB) y Luiz Inácio Lula da Silva (PT), por ejemplo, se han quejado más de una vez de los artículos publicados en el periódico.

Sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro (PSL) eleva esta tensión a un nivel alarmante, según consideran los expertos.

Para estos, el mandatario dirige a Folha y a la prensa profesional en general una carga de ataques nunca vistos en el período de redemocratización. En otras palabras, la desconsideración del Planalto por la libertad de expresión es la más notoria de las últimas tres décadas y media.

Un estudio de la Federación Nacional de Periodistas mostró que el presidente critica a los periodistas y al periodismo al menos dos veces por semana. El análisis considera del 1 de enero al 31 de octubre.

No fue el primero ni debería ser el último choque del periódico con el poder central. En 1930, por ejemplo, Folha cuestionó a Getúlio Vargas, y el medio se convirtió en objetivo de sus aliados y simpatizantes.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original