El método de inteligencia para seleccionar a miembros gubernamentales en Brasil se reduce a 'googlear'

Los agentes verifican antecedentes penales o deudas, pero no analizan los currículos ni la experiencia profesional

Brasília

La principal agencia de inteligencia de Brasil, Abin (Agencia de Inteligencia de Brasil), utiliza bases de datos públicas y búsquedas en Internet para conseguir los antecedentes de candidatos a cargos del Gobierno Federal.

Abin es una de las agencias responsables de comprobar el pasado y las referencias de los nominados para los puestos comisionados del primer nivel del Gobierno y ha sido criticado por su papel en la elección de Carlos Alberto Decotelli como ministro de Educación.

Currículo del exministro Carlos Alberto Decotelli - Plataforma Lattes

Decotelli fue nombrado el jueves (25), pero no asumió el Ministerio debido a la revelación de información falsa en su CV, que incluía, por ejemplo, un título de doctorado que no había sido completado.

Además de la Abin, la Secretaría General de la Presidencia de la República y la Casa Civil tienen que estudiar la experiencia de los indicados.

Solo los aspirantes a puestos de confianza superiores al DAS-4, el equivalente al tercer nivel de la máquina pública, son objeto de análisis, un requisito previo obligatorio en el proceso de nombramiento.

Los oficiales de inteligencia, conocidos como arapongas, cruzan los datos de la Justicia común y electoral, del Ministerio de Economía, de los sistemas de análisis de crédito y noticias publicadas en Internet.

Los oficiales hacen una radiografía de los postulantes, verificando si tienen, por ejemplo, condenas o deudas. No obstante, no analizan si el candidato trabajó realmente para una empresa en particular o si tiene experiencia en el cargo.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original