Ricardo Salles afirma que la Amazonia ha conseguido llegar a la deforestación cero en términos relativos

La deforestación anual es equivalente a un área mayor que la ocupada por Distrito Federal

Phillippe Watanabe
São Paulo

Para Ricardo Salles, el ministro de Medio Ambiente, Brasil ya ha llegado a la deforestación cero, al menos en términos relativos. Sin embargo, de los últimos datos oficiales, de 2017-2018, se desprende que se han alcanzado las tasas más altas de destrucción del bioma de la última década.

"¿Estamos buscando un cero absoluto o un cero relativo? El cero relativo ya lo hemos conseguido", dijo Salles a Folha.

El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles. REUTERS/Amanda Perobelli - REUTERS

El líder de la cartera dio esta declaración al periódico el jueves (4), en São Paulo, mientras se preparaba para ir a un evento organizado por el Instituto Semeia sobre la concesión de parques nacionales.

El miércoles por la noche (3), Salles declaró, durante una entrevista concedida a la Central Globo News, que la deforestación de la Amazonia representaba el 0,002% del bioma. No obstante, al día siguiente dijo que el valor correcto es 0,16%.

"Cuando dije lo del  0.2 era para dar una perspectiva de lo que estamos hablando en términos de volumen de deforestación, ya tenemos una deforestación que, en números enteros, ya es cero, es 0,2. Es decir, no estamos lejos de la deforestación ilegal cero", dijo.

Sin embargo, la deforestación anual a la que se refiere el ministro es equivalente a un área superior a la del Distrito Federal. La tasa de deforestación entre agosto de 2017 y julio de 2018 fue de 7.536 km².

"¿Cuántos distritos federales caben en la Amazonia?", respondió. "Lo que debemos hacer dentro de esta deforestación ilegal es tomar las medidas apropiadas para reducir aún más lo ilegal, pero esta mejora, en nuestra opinión, es una mejora de la gestión de recursos", dijo.

Según Mauricio Voivodic, director ejecutivo de WWF-Brasil, las matemáticas del ministro no tienen sentido. "Es un área enorme, simular que el problema no existe es la primera señal de que no quiere luchar contra ello, es jugar con datos para fingir que el problema no existe".

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original