Pescadores de playas afectadas por el petróleo anuncian una caída de hasta el 80% de las ventas

Los trabajadores reclaman apoyo del Gobierno y se quejan de la propagación de información sobre la contaminación del pescado de la región

João Pedro Pitombo
Salvador

El bote de Anderson Carvalho, de 22 años, está varado en la arena en Jacuípe (a 40 km de Salvador), lugar donde el río se encuentra con el mar. No se ha movido en los últimos 20 días desde que las primeras manchas de petróleo llegaron a la región.

Aprovechó el momento  para hacer el mantenimiento de la embarcación y de las redes de pesca.

“El pescador no sale al mar porque no vale la pena. ¿De qué sirve tener gastos de combustible, ayudantes, costos de mantenimiento para regresar y dejar el pescado en el refrigerador? ”, pregunta.

Óleo em pedra na praia
Óleo en Arembepe, Bahía - Guardiões do Litoral

Anderson dice que los pequeños pescadores de la región han sufrido una caída de hasta el 80% de sus ventas desde la llegada del óleo. La perspectiva es la misma para unos 43.000 pescadores de las ciudades costeras de Bahía afectadas por el vertido.

En Jacuípe, el paisaje matutino ha cambiado: en la orilla del mar y de los ríos, donde antes se vivía el trasiego de pescadores, hoy barcos varados aguardan ser arrojados de vuelta a las aguas. Los pescadores se quejan de la falta de apoyo público y de la propagación de que todos los peces de la región están contaminados.

Un estudio de la Universidad Federal de Bahía analizó 50 animales marinos e identificó la presencia de petróleo en ellos. Sin embargo, los científicos evitan hablar de contaminación.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento ha llegado a declarar que no hay contaminación de peces en áreas afectadas por el petróleo.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original