El agua sucia, el terraplanismo y el acoso a las artes son los protagonistas de las canciones del Carnaval 2020

Con estribillos que van desde la censura a la contaminación petrolera pasando por los incendios en la Amazonía, las bandas de calle mantienen su tradición reivindicativa

São Paulo

El arte en la mira lleva el arte a la batería... de las bandas de calle, que preparan el inminente Carnaval. Y de la mano de las denuncias de acoso a la Cultura, llegan una oda a la ciencia, las críticas al terraplanismo, los incendios de la Amazonía, el petróleo en las playas del nordeste y el agua contaminada que sale de los grifos de Río de Janeiro. No obstante,  la letra de la marcha carnavalesca promete: "no hay mierda que dure para siempre".

Las comparsas planean un año más de carnaval politizado para esta edición, en la que São Paulo tendrá un número récord de bandas.

Banda Confraria do Pasmado en 2019. (Foto: Danilo Verpa/Folhapress, COTIDIANO) - Danilo Verpa
 

En el desfile de Casa Comigo en São Paulo, "las artes tendrán un papel protagonista". Raphael Guedes, uno de los fundadores de la comparsa, enumera los episodios de lo que él se atreve a llamar desmonte cultural por parte del Gobierno, como la suspensión de subvenciones a películas con temas LGBT a pedido del presidente Jair Bolsonaro y vetos de obras de teatro.

Como respuesta, la comparsa seleccionará proyectos artísticos que serán presentados durante su desfile. Con una ayuda de financiación de R$ 5.000 para cada grupo elegido.

Ya la Confraria do Pasmado, que recorre las calles de Pinheiros, en el oeste de la capital, lanzó un manifiesto en el que calificaba de inmoral el video publicado por el  exsecretario especial de Cultura del Gobierno Federal, Roberto Alvim, cuyas declaraciones y estética reproducían un discurso de Joseph Goebbels, el ministro nazi. El dramaturgo fue destituido del cargo después del episodio. Y ante esto la banda recuerda al público que "no hay silencio posible frente al fascismo". Y es por ello que el tema de este 2020 es "Anarcotropicalismo en el Carnaval de una realidad distópica".

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

 Lea el artículo original