PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

15h38

Bovespa

+1,34% 94.541

16h43

Oro

0,00% 117

15h36

Dólar

-0,07% 3,9320

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

"Lloré de rabia", asegura el jugador brasileño víctima de racismo en el fútbol serbio

21/02/2017 - 13h58

Publicidad

ALEX SABINO
DE SAO PAULO

Ya en los primeros minutos de partido del domingo (19), Everton Luiz, de 28 años, comenzó a oír unos ruidos extraños provenientes de la grada. Cuanto más avanzaba el juego del Partizan de Belgrado más se hacían presentes los ruidos en el Rad de Belgrado.

Fue entonces que el jugador brasileño se dio cuenta que aquellos ruidos era una imitación de los gemidos que producen los monos. Y lo peor, se dirigían a él.

"Cuanto más me aproximaba del lateral del campo más fuerte se oían", contó por teléfono a Folha.

Ser víctima de racismo lo consumió por casi los 90 minutos de partido. Sus compañeros avisaron al árbitro que paró la disputa e incluso por los altavoces del estadio, el locutor pidió al público el cese de las ofensas, pero sus reclamaciones fueron en vano.

En el momento, el atleta brasileño, que juega desde hace un año en el fútbol serbio, se acordó de su hija Luana de cuatro años.

Meses antes, la menor había ido con su madre a un supermercado del Belgrado y otros niños se aproximaron al ver su piel oscura y le tiraron del pelo mientras ponían caras de asco.

Fue lo que provocó la ira de Everton: al final del partido el jugador dirigió gestos obscenos hacia las gradas donde se encontraban los hinchas que le profirieron ofensas racistas.

Los jugadores del Rad de Belgrado se le echaron encima. Querían agredirle.

"Cuando tuvieron lugar las manifestaciones de racismo no hicieron nada. No tomaron ninguna actitud. Ninguno de ellos se aproximó a los hinchas para pedirles que parasen y encima después querían pelearse conmigo. Tal vez no debería haber hecho ese gesto pero no aguanté", lamentó.

Una imagen a la salida del campo recorrió el mundo entero este lunes: eran las lágrimas del brasileño que encontró consuelo en los brazos del portero Filip Kljajic, su compañero del Partizán Belgrado.

"Lloré de rabia nunca había pasado por una situación como esta y espero que nunca más ocurra no sólo conmigo sino con nadie", concluyó el jugador.

AFP
Everton Luiz abandonó el campo entre lágrimas tras escuchar durante todo el partido ofensas racistas por parte de un grupo de hinchas del equipo contrario
Everton Luiz abandonó el campo entre lágrimas tras escuchar durante todo el partido ofensas racistas por parte de un grupo de hinchas del equipo contrario

Traducido por AZAHARA MARTÍN

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar