Los skaters superan polémicas y aprovechan al máximo la vida olímpica

El estreno en Tokio-2020 promociona eventos por todo Brasil, como el Mundial de Río

Daniel E. de Castro
São Paulo

 

La skater brasileña Leticia Buffoni - Folhapress

A un año y medio de las Olimpiadas de Tokio, entidades y personas relacionadas con el deporte aprovechan el nuevo nivel adquirido por la disciplina en Brasil.

El momento contrasta con la situación vivida en 2017, cuando una disputa en el seno del órgano de representación de la modalidad llegó a provocar incluso amenazas de boicot a la Olimpiada por parte de los atletas brasileños.

En 2018 se creó un circuito nacional, hasta entonces inexistente, y una selección brasileña de skaters.

Para la Effect Sport, la empresa que organiza el Mundial de street, en Río, actualmente el panorama de inversión en torneos de skate es de los más favorable.

"Un deporte en el que Brasil tiene representantes en la elite mundial, hombres y mujeres, con posibilidades reales de buenos resultados y gran interés de público, sobre todo entre los jóvenes, es la combinación perfecta", afirma Marcelo Hargreaves, director comercial.

En septiembre de 2017, Bob Burnquist, el mayor medallista de los X Games, fue elegido presidente de la Confederación Brasileña de Skate (CBSk). Un mes después, el Comité Olímpico de Brasil afilió la entidad y puso fin a una disputa.

Antes, el COB había nombrado a la Confederación Brasileña de Hockey y Patines como representante del skate durante el proceso olímpico, lo que significaba que ésta recibiría los traspasos hechos por el Comité Olímpico de los fondos previstos en la Ley.

Varios atletas vinculados a la CBSk protestaron y amenazaron boicotear los Juegos Olímpicos.

"Los patinadores vieron que asumí la causa y me puse una pesada mochila en la espalda. Los deportistas podrían haberse alejado de la confederación, pero sentí que todo el mundo se unió", afirmó a Folha Bob Burnquist.

Sandro Dias, conocido como Mineirinho, es el director de la entidad.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original