Arabia Saudita suspende la importación de carne de pollo de 33 frigoríficos de Brasil

La medida puede ser una reacción a la intención de Bolsonaro de trasladar la embajada brasileña en Israel

Mauro Zafalon
São Paulo

Arabia Saudita, la mayor importadora de carne de pollo de Brasil, deshabilitó 33 frigoríficos de la lista de exportadores brasileños.

De los 58 frigoríficos habilitados por el Ministerio de Agricultura para exportar al país, quedaron apenas 25 en la lista de los árabes.

En 33 de ellos, Arabia Saudita exige algunos acuerdos para que vuelvan a exportar. Según el presidente de la ABPA (Asociación Brasileña de la Industria de Proteína), Francisco Turra, de las 58 unidades liberadas sólo 30 efectivamente estaban exportando al país árabe. El impacto mayor, por lo tanto, lo tendrán cinco compañías, de acuerdo Turra.

Imagen del 23 de marzo de 2017 de un empleado trabajando dentro de la planta de la empresa brasileña de alimentos Brasil Foods (BRF), en Rio Verde, en el estado de Goiás, Brasil - Xinhua/Li Ming

Entre las unidades desacreditadas por los árabes están frigoríficos de la BRF y de la JBS, empresas bastante activas en el sector.

Esta contracción del número de frigoríficos liberados por Arabia Saudita se produce debido a un conjunto de factores, según información del sector.

Uno de los motivos de esta medida por parte de los árabes sería la constatación de irregularidades en algunos frigoríficos, encontradas por los técnicos de una comitiva árabe que estuvo en Brasil el año pasado.

El sector de producción de carne ve, además, una búsqueda de la reducción de la dependencia árabe de la proteína brasileña. A pesar de todos los escollos en el país, Arabia Saudita quiere incentivar la producción interna de pollo.

No está descartada una presión económica de los árabes sobre la manifestación política de Jair Bolsonaro de trasladar la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, en Israel.

 Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original