La reforma de las Pensiones hará que jóvenes acepten menos derechos laborales

Además de prolongar la carrera del profesional de más edad, el texto incentiva la contratación de jubilados

Anaïs Fernandes Flavia Lima
São Paulo

La propuesta de reforma de las Pensiones enviada por Jair Bolsonaro al Congreso mantiene en activo durante más tiempo a profesionales mayores. No obstante, el proyecto trae un elemento adicional: incentiva la contratación de jubilados. 

De acuerdo con especialistas en el mercado de trabajo, esta inesperada combinación animará a los más jóvenes -en especial a los menos cualificados- a aceptar empleos con menos derechos. 

La tasa de paro medio cerró 2018 en un 11,6%, pero entre los jóvenes de 18 a 24 años pasó del 25%. 

​Las nuevas reglas proponen edades mínimas de jubilación de 65 años para hombres y 62 años para las mujeres y un período de aportación mínima de 20 años. 

Además, el texto prevé medidas de incentivo para quien emplee a un trabajador que ya se haya jubilado. 

De acuerdo con el abogado Luiz Guilherme Migliora, los más jóvenes se verán empujados a asumir la otra propuesta del actual gobierno, aún en gestación, la llamada cartilla verde y amarilla, que observará reglas laborales más flexibles. 

Clemente Ganz Lúcio, director técnico del Dieese (Departamento Intersindical de Estudios Socioeconómicos), refuerza que mantener a los mayores trabajando no será una tarea sencilla. 

"El riesgo es que muchos lleguen a los 60 años sin trabajo y no tengan una protección contra la pobreza", dice. 

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA
Lea el artículo original