Marcos Troyjo: "El gran acuerdo comercial que Brasil tiene que hacer es consigo mismo"

Para el secretario especial de Comercio Exterior, el tratado no dará frutos sin la aprobación de las reformas

Ricardo Della Coletta Leandro Colon
Brasília

El secretario especial de Comercio Exterior, Marcos Troyjo, asegura que el gobierno de Jair Bolsonaro fue decisivo para cerrar el acuerdo de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea.

Troyjo se unió a la selección brasileña en Bruselas, que cerró los  últimos puntos del tratado, anunciado el viernes (28).

El secretario declaró a Folha que la "cohesión" de varias áreas de la administración de Bolsonaro fue fundamental para el éxito de las negociaciones de aquellas cuestiones que se encontraban abiertas.

Pero el secretario advierte: el acuerdo Mercosur-Unión Europea sólo tendrá éxito si Brasil lleva a cabo sus reformas internas, incluyendo impuestos y seguridad social. "El gran acuerdo comercial que Brasil tiene que hacer es consigo mismo", sentencia.

Marcos Troyjo. Foto: Keiny Andrade/Folhapress

¿Por qué se ha cerrado el tratado ahora?

Hay una tensión comercial en el mundo. Un proyecto de difícil ajuste de las relaciones entre Estados Unidos China y Brexit, que podría haber provocado el efecto dominó en la Unión Europea, que muchos temían. Por el contrario, tambieén existía la posibilidad de la cohesión, que parece ser la opción ganadora. Y Argentina, que siempre ha sido refractaria, ha cambiado su postura.

Pero todo esto es importante, no decisivo. Lo determinante fue lo que sucedió con Brasil. El presidente Bolsonaro y el ministro Paulo Guedes [Economía], en sintonía  con Itamaraty (Ministerio de Asuntos Exteriores),  encargado de coordinar las negociaciones con la parte de la política comercial. La política comercial era el corazón del desarrollo económico.

Pero otros gobiernos en Brasil también tuvieron interés en cerrar el acuerdo. Fueron 20 años de negociación.

Si consideramos diferentes momentos de la Administración Pública de Brasil, encontraremos descoordinación. Aquí [en el gobierno de Bolsonaro], hay una gran cohesión.

El gobierno Temer avanzó en las negociaciones con la Unión Europea, pero los capítulos de productos manufacturados, servicios, contratación pública, agricultura y transferencia de tecnología se quedaron abiertos. Había mucho por hacer.

Este es un acuerdo de asociación, no solo comercial. Una de las principales cosas que vamos a ver es el cambio de ADN de la inversión extranjera directa en Brasil. También es inexacto decir que fueron 20 años de operaciones. Por ejemplo, me gusta jugar al baloncesto. Jugué baloncesto aquí en Brasilia cuando vivía aquí durante muchos años. Ahora he vuelto a jugar al baloncesto, eso no significa que haya jugado 20 años.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original