El acuerdo comercial entre Brasil y Estados Unidos no prevé el libre comercio

La favorable relación bilateral es insuficiente para superar las barreras históricas

Marina Dias
Washington

El acuerdo comercial entre Brasil y Estados Unidos no prevé el libre comercio en su definición económica tradicional, es decir, la eliminación total de aranceles y otras barreras entre países.

Las autoridades que participan en las negociaciones dicen que los acuerdos incluyen tarifas, pero también cuestiones no arancelarias y de inversión, que van desde la integración de la cadena de producción de piezas de acero y aviación a asociaciones con el sector agroindustrial.

La interpretación de los analistas es que la buena sinergia entre los dos gobiernos no es suficiente para romper los intereses políticos y las barreras históricas, como los contingentes arancelarios de Estados Unidos impuestos a la compra de azúcar, y que es de vital importancia buscar resoluciones que vayan más allá de la liberalización comercial para que la agenda bilateral realmente avance.

Donald Trump y Jair Bolsonaro durante el G20, en Osaka - Talita Fernandes/Folhapress

A finales de julio, el presidente Donald Trump dijo que su administración buscaría un acuerdo de libre comercio con Brasil, un gesto visto con optimismo por la administración de Jair Bolsonaro.

Los asesores del mandatario brasileño consideraron el discurso una consolidación de la voluntad política de los republicanos para fortalecer las relaciones con la el Palacio del Planalto y un estímulo para la burocracia estadounidense para desbloquear las conversaciones de una vez por todas.

No obstante, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, fue más cauteloso.

Un día después de las delcaraciones de Trump, viajó a Brasil y señaló que la intención es real pero que hay cuestiones pendientes que deben definirse primero.

"Nunca hemos finalizado un acuerdo de inversión bilateral. Por lo tanto, hay mucho que hacer en cuanto a la negociación comercial antes de llegar al libre comercio", dijo.

Agregó que esperaba que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, firmado a finales de junio, no creara obstáculos para un posible acuerdo comercial entre Brasil y Estados Unidos.

El gobierno brasileño considera que si envuelve aranceles, el acuerdo con los estadounidenses tendría que incluir al bloque sudamericano, ya que Brasil es parte de la unión aduanera.

Pero incluso los más optimistas creen que una alianza de esta magnitud no debería salir del papel en menos de cinco años, aunque creen que la imprevisibilidad de Trump y Bolsonaro podría acelerar las cosas.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original