Embraer cumple 50 años buscando una nueva identidad

La compañía invierte en productos listos para su uso y nuevas tecnologías después de vender el área comercial a Boeing

IGOR GIELOW

Consolidada, una de las joyas de la corona de la industria brasileña, la compañía Embraer hoy lunes cumple 50 años: es la mayor exportadora de productos de alto valor agregado del país y solo está por detrás, en el ranking mundial, de los gigantes Airbus y Boeing, gracias a la venta de más de 8.000 aeronaves.

Al mismo tiempo, las celebraciones contienen una angustia silenciosa. ¿Qué pasará con lo que queda de Embraer tras la división de su brazo más atractivo, la aviación comercial, que le otorgó la posición de líder del mercado regional competitivo?

Probablemente a partir de 2020, a la espera de la aprobación regulatoria de nueve países, los famosos E-Jets tendrán una nueva marca definida por Boeing Brasil Commercial.

Montaje en la fábrica de São Jose dos Campos. (Foto: Eduardo Knapp/Folhapress, ESPECIAIS). - Folhapress


Los estadounidenses compraron este brazo de la empresa, consiguiendo el 80% de su control. También formaron una empresa conjunta específica, bajo la batuta brasileña, para vender el producto militar más prometedor de Embraer, el avión de transporte KC-390.

Folha entrevistó a tres ejecutivos del nuevo Embraer, que actualmente es responsable de Defensa, Servicios e Ingeniería, sobre el momento paradójico de la trayectoria cenital y el futuro desconocido.

Como era de esperar, todos concuerdan que  enfrentan un desafío que tiene mucho que ver con el camino accidentado de la compañía fundada por los militares en 1969 para ensamblar el pionero avión bimotor Bandeirantes.

“De todos los lugares en los que he trabajado, Embraer es donde tengo más sentido de causa. Tiene que ver con el compromiso moral de lo que recibí, que fue construido por muchos brasileños, independientemente de la sigla del gobierno", dice Jackson Schneider, presidente de Embraer Defensa y Seguridad.

Para Daniel Moczydlower, vicepresidente ejecutivo de Ingeniería y Tecnología, la nueva compañía será "más pequeña y más ágil".

A la cabeza de la división de Servicios, Johann Bordais, enfatiza el discurso interno: "Es el momento de arriesgarse, incluso fuera del mundo aeronáutico".

El trío apuesta por un ecléctico portafolio maduro, como el avión caza Super Tucano y el avión ejecutivo más vendido del mundo, el Phenom 300, un producto preparado para competir como el KC-390 y el avión Praetor, para dar comienzo a la próxima etapa global.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original