PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

12h23

Bovespa

+0,77% 103.016

16h43

Oro

0,00% 117

12h17

Dólar

+0,73% 5,6360

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

El comportamiento de Obama es contrario a la libertad de prensa, dice el presidente de Associated Press

16/05/2013 - 09h46

Publicidad

FÁBIO ZANINI
EDITOR DE "MUNDO"

El Presidente mundial de la agencia de noticias Associated Press, Gary Pruitt, estaba de visita por América Latina cuando se vio involucrado en lo que puede convertirse uno de los mayores escándalos del gobierno de Barack Obama: el acceso al registro de llamadas telefónicas de cerca de cien periodistas de la organización, un gigante con oficinas en 110 países.

El Departamento de Justicia no comenta el caso, pero extraoficialmente el objetivo habría sido identificar la fuente de un reportaje de mayo de 2012 de AP sobre un plan de Al Qaeda para explotar un avión de los EEUU en Yemen.

En su visita a São Paulo, Pruitt dijo a Folha que razones de seguridad nacional no justifican una acción "ilegal". Para él, Obama es más agresivo con la prensa que su antecesor George Bush (2001-2009).

Folha- ¿Cómo define la acción del gobierno?

Gary Pruitt - Secretamente solicitaron y obtuvieron una gran cantidad de registros telefónicos. El alcance de eso es demasiado amplio e ilegal.

¿El gobierno no tiene derecho a eso por razones de seguridad nacional?

El gobierno tiene el derecho de conducir investigaciones criminales, pero cuando se trata de los medios de comunicación hay reglas que tienen que seguir, con contadas excepciones. En este caso, alegaron que la acción era restringida. No estamos de acuerdo. La búsqueda afectó a 20 números de AP, incluyendo teléfonos generales, residenciales y faxes, usados por hasta 100 periodistas.

Deberían haber acudido a nosotros antes. Necesitan hacer eso, a no ser que sintiesen que acudir a nosotros amenazaría sustancialmente la integridad de la investigación.

Pero eran registros en poder de una tercera parte, las compañías telefónicas. No podríamos haber interferido en ellos. Podrían haber venido y hablar con nosotros, sin ningún peligro.

¿Si hubiesen acudido a ustedes, ustedes habrían colaborado?

Cuando ellos nos contactan, y eso es lo que ocurre con todos los medios en los EEUU, lo que intentamos hacer es negociar con ellos, para reducir el foco y ver si hay otras formas de conseguir la información que quieren sin comprometer nuestros libres derechos como prensa. Normalmente, conseguimos resolverlo.

¿Están planteándose procesar al gobierno?

Tenemos que considerar todas las opciones. Enviamos una carta de protesta, ellos respondieron, y tendremos que ver si puede haber alguna discusión entre AP y el Departamento de Justicia. Estamos preocupados sobre todo con las tácticas exageradas y queremos tener la seguridad de que nada parecido ocurrirá de nuevo.

¿Entonces prefieren un acuerdo a un proceso judicial?

Preferiríamos que estuviesen de acuerdo en no hacer eso más. En ese caso, que devuelvan y destruyan los registros telefónicos. También que reconozcan que fue algo demasiado amplio. Entendemos que hay ciertas circunstancias afectando la seguridad nacional donde el gobierno de los EEUU necesita investigar. Por otro lado, los EEUU tienen la Primera Enmienda de la Constitución, que protege la libertad de prensa. Esas cuestiones tienen que equilibrarse.

AP reconoció la seguridad nacional en ese caso, cuando obtuvimos la historia sobre el atentado bomba de un avión yendo a los EEUU.

El gobierno nos pidió que retuviésemos la información y nosotros lo hicimos, hasta que el gobierno nos dijo que ya no había de que preocuparse. También teníamos interés en la seguridad nacional. Obtuvimos informaciones que los americanos deberían saber, evidencias de actividades terroristas contra los EEUU.

¿Usted ve eso como un intento de intimidación?

Comportamientos como ese intimidarán a potenciales delatores dentro del gobierno y fuentes de periodistas, si consideran que pueden quedar expuestos.

¿Qué significa eso respecto a la relación de Obama con los medios?

El comportamiento de la administración Obama en este caso contraria la noción de una prensa abierta, libre y robusta, que está garantizada por la Primera Enmienda. Están adoptando tácticas muy agresivas.

¿Tácticas que amenazan a la prensa libre?

Tácticas que perjudican a la prensa libre.

¿Atribuye eso a la paranoia tras el 11 de septiembre?

No sé. Diría que la administración Obama ha sido más agresiva que administraciones anteriores, incluyendo aquellas post-11 de septiembre [la de George Bush], al haber perseguido delatores dentro del gobierno o filtraciones.

¿Por qué Obama hace eso?

No puedo hablar por el presidente. No sé. Me gustaría que siguiesen sus propias reglas de una forma más cuidadosa.

¿Ustedes aún están negociando con ellos?

Intercambiamos informaciones, vamos a ver qué pasa.

Traducido por MARÍA MARTÍN

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar