PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

17h16

Bovespa

+1,22% 108.233

16h43

Oro

0,00% 117

17h00

Dólar

-0,11% 5,0520

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Rousseff despide al ministro de Exteriores por la fuga del senador boliviano

27/08/2013 - 10h50

Publicidad

VALDO CRUZ
NATUZA NERY
TAI NALON
ANDRÉIA SADI
DE BRASILIA

El ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, dejó su cargo este lunes. Patriota cayó luego que el diplomático brasileño Eduardo Saboia ayudase al senador boliviano Roger Pinto Molina a salir de su país, tras 15 meses refugiado en la embajada brasileña de La Paz.

El embajador Luiz Alberto Figueiredo Machado, representante do Brasil en la ONU (Naciones Unidas) asumirá el ministerio. Patriota, por su parte, sustituirá a Figueiredo en la ONU, un puesto que ocupaba hace pocos meses.

Curiosamente, su hermano Guilherme Patriota, que también es diplomático y trabajaba con el asesor de asuntos internacionales de la Presidencia, Marco Aurélio Garcia, había sido nombrado recientemente para un cargo en la representación brasileña de las Naciones Unidas.

Pedro Ladeira/Folhapress
Molina estaba refugiado en la embajada de Brasil hacía 15 meses y esperaba un salvoconducto que le permitiese salir de su país y acogerse al asilo político concedido por el gobierno brasileño.
Molina estaba refugiado en la embajada de Brasil hacía 15 meses y esperaba un salvoconducto que le permitiese salir de su país y acogerse al asilo político concedido por el gobierno brasileño.

El nuevo canciller fue coordinador, del lado brasileño, de la reunión ambiental Rio+20, celebrada el año pasado. En aquella ocasión, recibió muchos elogios desde Planalto, a diferencia de Patriota, cuya gestión internacional ha sido considerada muy mala por la presidenta Dilma Rousseff.

Según la nota enviada por la Presidencia de la República, Rousseff "agradeció la dedicación y el empeño del ministro Patriota en los más de dos años que permaneció en el cargo".

De cuerdo con los asesores presidenciales, a Rousseff le irritó encontrarse con la sorpresa de que empleados de la embajada de Brasil en Bolivia habían ayudado a que el senador, condenado a un año de prisión por corrupción, se fugase. Molina estaba refugiado en la embajada de Brasil hacía 15 meses y esperaba un salvoconducto que le permitiese salir de su país y acogerse al asilo político concedido por el gobierno brasileño.

La versión del Planalto y del Itamaraty es que el gobierno no autorizó y ni siquiera conocía la operación para sacar a Molina del país vecino.

En junio de este año, el Itamaraty, la Abogacía General del Estado y la Procuraduría General de la República se posicionaron en contra de conceder asilo político al senador boliviano, que quería dejar Bolivia en automóvil rumbo a Brasil.

El viaje de La Paz hasta Corumbá (MS), donde el senador llegó la noche del sábado, habría durado 22 horas. Desde ahí, Molina fue en avión particular hasta Brasilia.

Traducido por MARÍA MARTÍN

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar