Itamaraty prepara un plan de retirada de brasileños de Venezuela

El Consulado de Brasil en Caracas pregunta a sus ciudadanos si tienen interés en abandonar el país

Thais Bilenky Ricardo Della Coletta
Brasília

Itamaraty busca desde el sábado (23) a brasileños residentes en Venezuela para saber si tienen interés en abandonar el país. "En el caso de que se agrave la situación política en Venezuela, ¿tendría interés en regresar a Brasil, si el gobierno brasileño le ofrece los medios de transporte?", se lee en el formulario. 

El cuestionario, clasificado como alerta, ha sido enviado por correo electrónico y además se encuentra disponible en la web del Consulado de Brasil en Caracas.

 Itamaraty calcula que el número de brasileños residentes en Venezuela gira en torno a 13 mil, la misma cifra que hace un mes.

Uma família brasileira tenta cruzar a fronteira entre a Venezuela e o Brasil
Uma família brasileira tenta cruzar a fronteira entre a Venezuela e o Brasil - Bruno Kelly/Reuters

​De los 1.900 que respondieron al cuestionario hasta el momento, cerca de 600 manifestaron interés en la repatriación, si la situación se deteriora. El Ministerio de Relaciones Exteriores espera nuevos contactos para un eventual plan de retirada. 

Itamaraty también trabaja para que los brasileños que estaban en Santa Elena del Uairén, en el momento del cierre de la frontera, puedan regresar a Brasil. Camioneros y turistas, que recorrían la senda del Monte Roraima, se vieron sorprendidos por la medida, además de otros brasileños que se encontraban en el lado venezolano por  motivos distintos. 

Las conversaciones están siendo dirigidas por el vice-consulado de Brasil en Santa Elena. Según Itamaraty, el lunes (30), 30 brasileños lograron regresar a Brasil.

El sábado, el Consulado emitió un "aviso importante" en el que "avisa a los ciudadanos brasileños residentes en Venezuela de los riesgos derivados de la actual situación, y recomienda que eviten áreas de conflicto y limiten su movilidad a lo estrictamente necesario". 

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA
Lea el artículo original