Las posiciones sobre Venezuela y el comercio dejan aislado a Brasil en los BRICS

La política exterior de Bolsonaro acentúa divergencias entre los miembros del bloque

Patrícia Campos Mello
Nueva Dheli

La situación en Venezuela y la reforma de la Organización Mundial del Comercio están profundizando la brecha dentro de los BRICS y ponen en riesgo la reunión del grupo que se celebrará en Brasilia los días 13 y 14 de noviembre.

El marcador entre los países BRIC es de 4 a 1 en el tema Venezuela: China, Rusia, Sudáfrica e India tienen una posición opuesta a la de Brasil, que siguió la línea de  Estados Unidos.

Ninguno de los cuatro países reconoce como legítimo el gobierno del autodeclarado presidente interino Juan Guaidó, a diferencia de Brasil, y todos se oponen a cualquier tipo de intervención externa.

Medicamentos procedentes de China llegan a Venezuela.

"Los Brics siempre fueron un matrimonio concertado entre países que no tienen nada en común, pero intentan que funcione", dice el embajador Rengaraj Viswanathan, exdirector de América Latina en el Ministerio de Relaciones Exteriores de la India.

"Con la política exterior propuesta por Bolsonaro en Brasil, las diferencias se han acentuado aún más. Bolsonaro no tiene el menor interés en la India y en Sudáfrica, y es ambivalente con China. No tiene interés en una alianza con países no occidentales, ya que busca  afirmarse como país occidental cristiano alineado con Estados Unidos", dice Viswanathan, que trabajó en Venezuela y Argentina.

Según funcionarios entrevistados por Folha, el gobierno brasileño quiere evitar a toda costa que Venezuela entre en la agenda de los BRICS, concentrando la cumbre en asuntos como tecnología, innovación digital, lucha contra el terrorismo y el blanqueo de capitales. No obstante,  será difícil ignorar al elefante en la sala.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original