Francia enfrenta obstáculos para preservar su parte de la Amazonia en la Guayana Francesa

La región también sufre la minería ilegal y la expansión de actividades agrícolas

Lucas Neves Phillippe Watanabe

El presidente francés, Emmanuel Macron, se ha mostrado ante las quemas e incendios de la Amazonia, como un líder sensible a la causa ambiental.

No obstante, la situación en la Amazonia francesa es tan compleja como en la parte brasileña. Activistas y una fuente vinculada al gobierno brasileño que opera en la Guayana Francesa dicen que el presidente francés no las tiene todas con él.

El bosque cubre aproximadamente el 95% de este departamento francés de 296.000 habitantes, que limita con Amapá. Allí, y también en la llamada Francia metropolitana (en Europa), uno de los proyectos de extracción más polémicos en la actualidad es el referente a la Montaña Dorada, que ocupa 800 hectáreas (8 km²) en el noroeste de Guyana.

La operación de la empresa  ruso-canadiense Montaña Dorada preveía el uso de 46.500 toneladas de cianuro altamente tóxico y 57.000 toneladas de explosivos para extraer 85 toneladas de oro en 12 años.

A principios de 2019, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU instó a Francia a reabrir la consulta pública sobre megaempresas y a tener en cuenta las reticencias de los pueblos indígenas locales.

El presidente Emmanuel Macron. Yoan Valat/Pool via REUTERS REFILE - REUTERS

En mayo, dándole un giro a su discurso de principios de mandato (2017), Macron dijo que la iniciativa no le parecía compatible con la política ambiental francesa. Dos semanas después, el ministro de Transición Ecológica, François de Rugy, agregó que no se materializaría.

La empresa responsable reaccionó prometiendo ajustar el proyecto a las demandas de los actores involucrados y señalando que creará 750 empleos: el índice de desempleo en el territorio es del 19%.

Los entusiastas de Montaña Dorada destacan su potencial económico y señalan que ocupará solo el 0.01% del área total del departamento.

Mientras, en mayo, cuestionaba la autorización a la mina a cielo abierto más grande de Francia, el gobierno otorgó a otra empresa una licencia para explotar una segunda área.

Según las Fuerzas Armadas francesas, hay alrededor de 130 permisos para la extracción de mineral en el territorio. En este sector formal, la producción de oro en 2016 fue de 1,3 toneladas, generando ingresos de 45 millones de euros.

La minería ilegal muestra cifras mucho más sólidas, con una producción anual estimada de hasta nueve toneladas e ingresos de alrededor de 200 millones de euros.

Un tercio de la población guyanesa está compuesta por ciudadanos de Brasil. De estos, se estima que 10.000 trabajan en minas irregulares. Una fuente del gobierno brasileño informa que todos los días llegan denuncias de homicidios relacionados directa o indirectamente con la disputa por el oro. Asimismo, muchas mujeres son víctimas de trata y explotación sexual.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original