PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

18h18

Bovespa

-1,49% 106.751

16h43

Oro

0,00% 117

16h58

Dólar

+0,62% 4,1680

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

En las playas cercanas a Porto Seguro, los turistas priorizan el descanso y el contacto con la naturaleza

07/01/2016 - 17h01

Publicidad

SIDNEY GONÇALVES DO CARMO
ENVIADO ESPECIAL A PORTO SEGURO

Caraíva es un lugar que está parado en el tiempo. Para llegar al pequeño pueblo, ubicado en la desembocadura del río del mismo nombre, a unos 70 kilómetros de Porto Seguro (BA), es preciso usar una canoa.

Durante la travesía, ya es posible observar las construcciones rústicas del lugar, las casas coloridas y, con suerte, hasta tocar los peces que rodean a la embarcación.

En este pueblo de pescadores, está prohibido circular en auto. Del otro lado del río, es posible visitar el Parque Nacional del Monte Pascoal y también la aldea indígena de Barra Velha, donde viven familias indígenas de la etnia pataxós.

Sobre la arena casi dorada, pescadores preparan sus pequeñas embarcaciones. Es el caso de José Carlos Lopes Braz, conocido como Pará, de 48 años, que aprendió a pescar a los 12 años.

Pará sirve pescados frescos en su restaurante, el Boteco do Pará, que existe desde hace 30 años. Por ser un pueblo pequeño, muchos turistas prefieren hospedarse en otro lugar, principalmente Arraial d'Ajuda, y pasar el día en Caraíva, para aprovechar las playas.

Pero la región reserva también otras sorpresas. Escondida entre Caraíva y Trancoso, la praia do Espelho posee aguas azules que brillan bajo la luz del sol e invitan al visitante a relajarse, sobre reposeras y sofás con almohadas frente al mar.

Bajo la sombra de los coqueros es posible leer un buen libro, tomar una caipirinha, escuchar un jazz o una bossa nova, hasta el final del día, cuando comienzan a prenderse las velas, dándole un nuevo espíritu al lugar, que tiene energía eléctrica desde hace cerca de 10 años.

Se trata del sitio ideal para aquellos que quieren disfrutar de la vida zen, al menos durante las vacaciones.

Es este clima el que atrae a celebridades tanto nacionales como internacionales, principalmente desde la última década.

"Al principio no había luz ni televisión, de noche la playa quedaba iluminada sólo por candelabros", contó Alberto Souza Campos, conocido como Baiano, de 52 años, que vive allí desde hace 30.

En la lista de visitantes ilustres aparecen la modelo británica Naomi Campbell y los conductores Galvão Bueno y Ana Hickmann.

Este aire de exclusividad y las bellezas naturales, que hacen que esta playa sea una de las más lindas de Brasil, se refleja en los precios de los alojamientos.

La Pousada do Baiano llega a cobrar R$ 7000 (US$1732) una estadía de una semana desde diciembre hasta el Carnaval (los valores son para dos personas, con desayuno).

Traducido por NATALIA FABENI

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar