PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

17h32

Bovespa

-0,55% 128.463

16h43

Oro

0,00% 117

17h00

Dólar

-0,14% 4,9469

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Editorial: Una sombra sobre Petrobras

21/03/2014 - 12h11

Publicidad

DE SÃO PAULO

Justificaciones técnicas sofisticadas siempre pueden producirse, para consumo de los interesados. Sin embargo, la imprudencia de la decisión tomada por los jefes de Petrobras en 2006 para comprar la mitad de una refinería ubicada en Pasadena, en los Estados Unidos, por US$ 360 millones, se está volviendo cada vez más clara.

La misma instalación industrial había sido negociada, un año antes, por US$ 42,5 millones. ¿Qué es lo que hizo que la empresa estatal brasileña más grande del país compre la mitad de una refinería por un valor ocho veces más alto?

Como si esto no fuera poco, aparentemente, los ejecutivos de Petrobras -o algunos de ellos- ignoraban que, en el contrato de compra, estarían forzados a adquirir la otra mitad de la refinería en caso de que hubiera desentendimiento entre los socios.

Era lo que estaba estipulado en una cláusula a la que se le da el nombre de "put option". Se compró, entonces, el 50% restante -sólo que, ahora, al precio de US$ 820,5 millones.

Esto fue lo que pasó y la empresa brasileña desembolsó US$ 1200 millones para quedarse con una refinería que, en 2005, costaba menos del 5% de ese valor. Finalizada la negociación en 2012, no tardaron en aparecer las sospechas la idoneidad, o la competencia, o la sensatez de los involucrados en la decisión.

Las sospechas se vuelven todavía más graves cuando surgió la noticia, ayer, de la captura por la Policía Federal de un ex director del área de Refino y Abastecimiento de Petrobras, investigado por su participación en la compra de la refinería de Pasadena y acusado de intentar destruir pruebas y documentos que supuestamente lo incriminarían en un caso de lavado de dinero.

Pero es poco probable que las investigaciones se limiten solamente a ese ex director. Dilma Rousseff, en calidad de jefa de Gabinete (Casa Civil) del gobierno de Lula, era quien presidía el Consejo de Administración de Petrobras en 2006, cuando se hizo la extravagante adquisición de la refinería de California.

Pese a que las dudas sobre el caso venían alimentándose desde hace meses, sólo en esta semana Dilma divulgó una nota en el diario "O Estado de S. Paulo", en donde alegó haber aprobado el negocio basada en informaciones incompletas y con fallas técnicas y jurídicas.

Ejecutivos de la empresa consultados por Folha afirmaron, sin embargo, que todos los datos al respecto de operaciones de este tipo siempre se encuentran a disposición de los integrantes del consejo.

Como mínimo, la imagen de administradora rigurosa y detallista que tantas veces se proyectó sobre la presidenta se verá dañada. Si, como se espera, las averiguaciones prosiguen con la diligencia debida, las consecuencias políticas y penales probablemente alcanzarán otra magnitud.

Traducido por NATALIA FABENI

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar