PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

12h46

Bovespa

-0,96% 128.903

16h43

Oro

0,00% 117

12h50

Dólar

-0,03% 4,9693

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Operación frena la agresividad de Lula y se fortalecen las protestas

04/03/2016 - 13h50

Publicidad

IGOR GIELOW
DIRECTOR DE LA SUCURSAL DE BRASÍLIA

La inédita operación que apunta directamente al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva es una demostración pujante de la fuerza institucional de la operación Lava Jato y un refuerzo simbólico del movimiento que pide que el Partido de los Trabajadores abandone el poder. La operación ocurre justamente en el momento en que el político anunció públicamente estar dispuesto para ir al enfrentamiento.

Con el creciente cerco de la operación Lava Jato -pero también de otras- sobre sí y su familia, Lula intentó revivir el papel de líder sindical rabioso. Con discursos exaltados, decretó la muerte del "Lulita de paz y amor" que había encarnado para no asustar a las elites que conquistó y nutrió para tener dos exitosos mandatos al frente de la Presidencia.

De dos semanas a hoy, creó una página en internet para intentar intimidar a periodistas. Prometió hacerle juicio a Dios y al mundo. Desafió a la Justicia y logró algunas victorias en el intento, sugiriendo que no podría ser investigado. Destituyó a José Eduardo Cardozo del Ministerio de Justicia con la enésima queja de que el funcionario no controlaba a la Policía Federal, que ahora llegó hasta su puerta.

Los resultados están a la vista. Como saben otros personajes, a ejemplo de João Santana y su mujer entre los más recientes, la operación Lava Jato no perdona la soberbia. Obviamente, ser implacable es indisoluble de la corrección: para el bien del futuro del equipo, conviene que haya motivos muy sólidos para todo lo que está ocurriendo este viernes (4).

El mensaje para los poderes constituidos es brutal. Como dijo uno de los capitanes de la investigación en el hoy lejano 2014: "no se salva nadie". Le pregunté si ello incluiría a los próceres del poder y la respuesta fue una sonrisa afirmativa.

La reacción, previsiblemente, será también de fuerza. La imagen de vehículos policiales en la frente de la casa de Lula ciertamente remitirá, para quienes aún lo apoyan en el espectro partidario-gubernamental, al sindicalista preso en la dictadura militar. Lula usará la analogía, buscará la victimización a fin de sumar el martirio a su usual hagiografía.

Puede salir bien, a pesar de que no es tan seguro, puesto que los indicios acumulados en su contra son muy significativos. Para colmo, haciendas e inmuebles, la fracción teóricamente menos grave de lo que se le imputa en el marco de la operación Lava Jato, son símbolos de fácil asimilación en la sabiduría popular.

Aún así, es previsible también que aumentó el riesgo de enfrentamientos el próximo fin de semana, cuando está programada una manifestación para pedir la destitución de Dilma Rousseff. Militantes pagos y simpatizantes espontáneos de Lula, cada vez más asociados con nichos de demandas específicas y autodefinidas como progresistas, tal vez deban enfrentar el probable aumento del coro contra el PT en los centros urbanos.

Traducido por CARLOS TURDERA
Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar