Brasil puede perder el estatus de país libre de sarampión el próximo lunes

La situación también puede afectar a los negocios, dice el ministro; El problema se ha visto agravado por la reducción de vacunaciones

Natália Cancian
Brasília

Con bajas coberturas vacunales y sin conseguir interrumpir la transmisión del sarampión, Brasil corre riesgo inminente de perder el certificado internacional de erradicación de la enfermedad que le otorgó hace tres años la OPAS (Organización Panamericana de Salud).

Para mantener este status, el país tenía que impedir que brotes de sarampión importados de otros países se extendieran durante más de un año. Sin embargo, sólo en enero de 2019, al menos tres casos fueron confirmados. Otros 50 casos, 33 este año, aún están en siendo analizados.

Si se registran nuevos casos en los próximos días, el certificado puede ser anulado. El ministro de Sanidad, Luiz Henrique Mandetta, admite el riesgo. Para Mandetta, la posible pérdida del estatus de país libre de sarampión puede conllevar perjuicios no sólo a la salud, sino también a la economía.

Niños son vacunados en un centro de salud en el barrio de Barra Funda, São Paulo - Folhapress

En todo el año 2018, se registraron 10.302 casos de sarampión en 11 estados. En la actualidad, tres estados todavía registran contagio activo de sarampión, según el Ministerio: Pará (estado que tuvo los últimos casos confirmados), Amazonas y Roraima.

La situación debe ser estudiada por la OPAS (Organización Panamericana de Salud), que emitió el certificado en 2016.

Según la organización, la fecha de referencia para el final del contagio será el próximo lunes (18). Cualquier nuevo registro sospechoso después de esta fecha, indicaría que el país dejó de controlar la enfermedad. Ese mismo día, en 2018, se confirmó el caso en Roraima de un paciente brasileño.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original