Para no ser "pillado en pantalones cortos", Bolsonaro quiere embargar los datos sobre la deforestación

El presidente dice que los datos deben pasar primero por él porque estos pueden dañar negociaciones

Talita Fernandes
Brasília

Tres días después de criticar la divulgación de datos del  Inpe (Instituto Nacional de Investigación Espacial) sobre la deforestación y alegando que no coinciden con la verdad y perjudica a Brasil, el presidente Jair Bolsonaro defendió que la información sobre la tala de los bosques tiene que pasar por él porque no  ser pillado "en pantalones cortos" en cuestiones importantes que podrían acabar con negociaciones del país.

"Se pueden divulgar los datos, pero tienen que pasar por las autoridades para no pillarnos por sorpresa. Incluso a mí. Yo no puedo ser sorprendido por una información tan importante. No puedo ser pillado en pantalones cortos. La información debe llegar hasta nosotros para que podamos tomar decisiones precisas", dijo.

Site del Inpe con imágenes sobre deforestación - Reprodução

Asimismo, al terminar el almuerzo en el Comando de la Fuerza Aérea, declaró que los datos deberían ser examinados por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

"Estoy acostumbrado a la jerarquía y a la disciplina, y en el gobierno sé que la mayoría son civiles. Entonces, cuando Inpe detecta cualquier información, tiene que hacerla llegar al ministro Marcos Pontes, de Ciencia y Tecnología, antes de pasar por el Ibama para su divulgación”, dijo.

Bolsonaro se refirió a los últimos datos sobre la deforestación del sistema Deter del Inpe, una herramienta de vigilancia cuyos datos se envían diariamente al Ibama para ayudar a combatir la tala.

Aunque Deter se desarrolló como un soporte para la aplicación de la ley, se puede utilizar como un indicador sobre las tendencias anuales de la deforestación.

Según estos datos satelitales preliminares, más de 1.000 km². de la selva amazónica han sido talados en la primera mitad de este mes, un aumento del 68% con respecto a julio de 2018.

Los datos consolidados sobre la deforestación total del año (período comprendido entre julio de un año y agosto del año siguiente) son recogidos por el Inpe Prodes. El ente utiliza sensores satelitales más potentes y después presenta la suma una vez al año.

La divulgación de los datos de deforestación está garantizada por la Ley de Acceso a la Información y también por la política de datos abiertos del gobierno federal, instituida por decreto en 2016 y ratificada por Bolsonaro en abril.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original