PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

11h50

Bovespa

-0,69% 124.695

16h43

Oro

0,00% 117

12h00

Dólar

-0,26% 5,1555

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Itaú y Bradesco pactaron en secreto con Luxemburgo y ahorraron US$ 90,2 millones en impuestos

05/11/2014 - 19h34

Publicidad

FERNANDO RODRIGUES
DE BRASILIA

Un simple intercambio de papeles produjo un ahorro de 90,2 millones de dólares (200 millones de reales) en impuestos por parte de Bradesco e Itaú-Unibanco, dos de los más grandes bancos de Brasil.

Esas operaciones fueron finalizadas en 2008 y 2009 en Luxemburgo, un pequeño paraíso fiscal europeo.

La práctica es conocida como elusión fiscal -dejar de pagar impuestos usando al máximo todas brechas posibles que la ley ofrece-. No se trata, en principio, de un crimen.

Tampoco es algo nuevo, pero esta vez todo se encuentra comprobado y detallado en 1028 documentos inéditos que exponen esas operaciones de una forma nunca antes vista.

Esos archivos secretos fueron obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés), una ONG con sede en Washington, capital de Estados Unidos.

El acervo contiene información de 343 empresas de diversos países. Los documentos fueron producidos por la consultora internacional PricewaterhouseCoopers (PwC), que presta servicios de "asesoramiento tributario".

La PwC es la misma empresa que hace la auditoría de los resultados financieros de Petrobras. Ha asesorado a la empresa estatal brasileña en medio del actual escándalo de corrupción descubierto este año por la operación conocida como "Lavado de Autos" (en portugués, "Lava Jato"), de la Policía Federal.

Folha tuvo acceso a los documentos producidos por PwC en Luxemburgo, por medio de una sociedad con el ICIJ.

Durante cerca de seis meses, Folha y medios de comunicación de otros 25 países chequearon y analizaron extensivamente las informaciones que están siendo publicadas este miércoles 5 de noviembre en diversos artículos que relatan cómo las empresas pagan menos impuestos por medio de operaciones contables en Luxemburgo.

Se trata de una de las más amplias investigaciones periodísticas internacionales respecto de este tema.

El proceso tiene peculiaridades en cada país. En el caso de Brasil, los bancos usan sus operaciones en Luxemburgo para reducir el valor del lucro declarado en sus subsidiarias en ese paraíso fiscal.

La ganancia de los bancos brasileños obtenida en el exterior está sujeta a impuestos tanto fuera, en la sede de las subsidiarias, como dentro de Brasil.

En Luxemburgo, las instituciones financieras brasileñas reciben generosos descuentos contables en el momento de consolidar sus balances. Registran así lucros menores.

El procedimiento adoptado está descrito en los documentos de PwC, pero con un lenguaje hermético que dificulta la comprensión inmediata.

El beneficio que los bancos brasileños tienen en Luxemburgo es concedido por medio de un acuerdo de reconocimiento de "tax goodwill".

Una traducción aproximada en español sería "el valor actual de los superbeneficios que produce una empresa; corresponde al valor inmaterial de la compañía, derivado de factores como la clientela, la eficiencia, la organización, entre otros".

Dentro de ese acuerdo de "tax goodwill", los bancos son autorizados a lanzar sus balances en Luxemburgo, lo que se llama, en inglés, "intangible tax asset". Lo que en español son "activos intangibles".

En las cartas que PwC envía al gobierno de Luxemburgo formalizando propuestas en nombre de los bancos Bradesco, Itaú y Unibanco, hay un pedido de reconocimiento de supuestos activos intangibles. Los documentos analizados tienen un sello y una firma de la autoridad luxemburguesa, que acepta el pedido.

De esta forma, el lucro de la institución bancaria es reducido. En consecuencia, se pagan menos impuestos, tanto en Luxemburgo como en Brasil.

IMPUESTO REDUCIDO

La ley brasileña impone un cobro del 40% sobre el lucro bancario, divido de la siguiente forma: 25% del Impuesto de la Renta de la Persona Jurídica (IRPJ) y 15% de la Contribución Social sobre el Beneficio Neto (CSLL, por su sigla en portugués).

Para calcular cuánto dinero un banco deja de pagar en concepto de impuestos cuando tiene una operación en Luxemburgo, es más fácil observar una situación hipotética.

Por ejemplo, digamos que la ganancia de un banco brasileño en Luxemburgo ha sido de 100 millones de euros (135 millones de dólares; 301 millones de reales).

Si el gobierno luxemburgués aceptara reducir ese valor a 75 millones de euros (101 millones de dólares; 225 millones de reales, a través del "activo intangible"), la institución financiera dejará de recaudar impuestos sobre la diferencia, que fue de 25 millones de euros (33 millones de dólares; 75 millones de reales).

Cuando ese banco del ejemplo declare sus ganancias en Brasil, dejará de pagar el equivalente a 10 millones de euros (13 millones de dólares; 30 millones de reales, el 40% sobre los 25 millones de euros). Todo sobre la base del acuerdo tributario secreto entre la institución financiera y el gobierno de Luxemburgo.

Folha consultó técnicos de la Secretaría de Ingresos Federales de Brasil (Receita Federal) que analizaron detalladamente los contratos firmados por separado por Bradesco, Itaú y Unibanco con el gobierno de Luxemburgo.

La conclusión de todos, obtenida en entrevistas privadas, es que se trató de operaciones contables para reducir el pago de impuestos en Brasil.

El subsecretario de Fiscalización de la Secretaría de Ingresos Federales de Brasil, Iágaro Martins, también analizó los documentos de PwC a pedido de Folha. A continuación publicamos su evaluación:

"La Secretaría de Ingresos Federales de Brasil no se manifiesta sobre los casos concretos. Esclarece que ha identificado e investigado operaciones realizadas por empresas localizadas en Brasil con empresas vinculadas o pertenecientes al mismo grupo en el exterior cuando esas operaciones son estructuradas para generar, de forma artificial, pérdidas en el país y lucros en el exterior que no serán tributados, sea porque ocurren en paraísos fiscales o por estar protegidas por acuerdos de no tributación. Se trata de otro planeamiento tributario internacional abusivo, con el único propósito de generar reducción de los impuestos que deberían abonarse en Brasil".

CONTRIBUCIONES OCULTAS

El aspecto más oscuro que aparece dentro de las cartas de PwC al gobierno de Luxemburgo es la descripción de cómo es calculado el "activo intangible".

No hay una fórmula propiamente dicha. Los bancos simplemente sugieren un valor que pretenden considerar, que es aceptado por el gobierno luxemburgués.

Los documentos preparados por PwC para Bradesco, Itaú y Unibanco son casi idénticos: informan que el beneficio debe ser concedido por una "contribución oculta" que las instituciones financieras brasileñas hacen para sus subsidiarias en Luxemburgo.

El término usado en inglés es "hidden contribution". Los bancos prefieren traducir ese término como "contribución no mensurable" (y no "oculta").

¿Pero en qué consiste esa contribución? Bradesco, Itaú y Unibanco informan al gobierno de Luxemburgo que trabajan en Brasil (y por esa razón tendrían costos) para desarrollar sus negocios en el paraíso fiscal.

En los documentos preparados por PwC, esos gastos "no mensurables" son descritos de manera genérica como propaganda de los servicios ofrecidos, captación de clientes, desarrollo de productos financieros, orientación para las empresas y personas físicas de Brasil que deseen tener cuentas en Luxemburgo, división del trabajo de investigación hecho por la matriz, ofreciendo conocimiento y "know-how" para áreas de gerenciamiento de riesgo y "compliance", entre otras.

Bradesco, Itaú y Unibanco afirman que el 95% de los clientes y negocios que mantenían en Luxemburgo a la época de esas operaciones derivaban de los esfuerzos de sus matrices en Brasil.

En resumen, los bancos prestan un servicio para sí mismos en Brasil. Declaran entonces ante el gobierno de Luxemburgo que ese "trabajo" debe ser lanzado en el balance de la subsidiaria en el paraíso fiscal, el tal "activo intangible". Así, reducen el lucro y pagan menos impuestos.

No existe evidencia de irregularidades en esas operaciones. Por su parte, los bancos niegan haber hecho los contratos con Luxemburgo con el objetivo de reducir los impuestos que deberían pagar en Brasil.

A partir de la difusión de los documentos revelados en este artículo, será la Secretaría de Ingresos Federales brasileña la que decida si abre una investigación formal para analizar esas operaciones.

El gobierno brasileño no tiene una estimativa de cuánto los bancos y otras empresas dejan de pagar en concepto de impuestos teniendo en cuenta las operaciones en paraísos fiscales como Luxemburgo.

La Secretaría de Ingresos Federales tiene un departamento que se encarga de la fiscalización de los grandes contribuyentes.

En 2013, el equipo de esa área realizó investigaciones que resultaron en un total de 42.000 millones de dólares en valores que incluyen multas e impuestos que supuestamente no se abonaron.

Ese valor raramente se paga, ya que los bancos y las empresas recurren al Consejo Administrativo de Recursos Fiscales (CARF), un consejo de contribuyentes, que da inicio a procesos que demoran y que a veces resultan directamente en absolución.

Además, ya se volvió una práctica habitual del gobierno federal reeditar regularmente programas de moratoria.

IMPUESTOS NO ABONADOS

Los documentos analizados por Folha indican que el banco Bradesco consiguió el derecho a reducir impuestos en Brasil por más de 10 millones de dólares en 2009. No se sabe si ese beneficio fue usado de una vez o si también fue utilizado en los años siguientes.

El beneficio fue aprovechado por Bradesco en Brasil porque el banco recibió la autorización del gobierno de Luxemburgo para reducir 25,2 millones de euros (34,25 millones de dólares) de su ganancia en el balance de 2008 en ese país, a título de "activo intangible".

Para calcular cuánto Bradesco ganó con esa operación, basta aplicar el porcentaje del 40% (la alícuota de impuesto que se cobra en Brasil) sobre los 25,2 millones de euros: da un total de 10,08 millones de euros (13,07 millones de dólares).

Como el impuesto se paga siempre al año siguiente al de la ganancia obtenida, hay que convertir ese beneficio usando la tasa de cambio del 31 de diciembre de 2009, cuando un euro costaba R$ 2,50583. Se llega así a los 11,4 millones de dólares (25,258 millones de reales) que Bradesco evitó pagar en impuestos en Brasil.

En el caso de Itaú, usando la misma fórmula, este banco evitó pagar impuestos en Brasil por 50,55 millones de dólares (111,9 millones de reales) en 2008. Unibanco, por su parte, llegó a los 28,30 millones de dólares (62,69 millones de reales) en 2009.

En esa época, Itaú y Unibanco eran instituciones separadas y se fusionaron algunos años después.

Sumados, los valores de los tres bancos totalizan 90,2 millones de dólares (200 millones de reales) en impuestos que dejaron de ser abonados al Tesoro Nacional, con base en la operación de planeamiento tributario acordada con las autoridades de Luxemburgo.

Los documentos de PwC a los que Folha tuvo acceso se refieren solo a los años 2008 y 2009 en el caso de las empresas brasileñas. No hay cómo saber lo que sucedió desde ese momento hasta la actualidad.

Tampoco se filtraron datos de otras consultoras. Esos contratos están protegidos por las leyes de confidencialidad de Luxemburgo.

Las autoridades brasileñas no tienen acceso a los datos detallados sobre las operaciones de empresas en Luxemburgo.

Se trata de una situación idéntica a la verificada en varios otros paraísos fiscales en los cuales las empresas de Brasil operan libremente para reducir el pago de impuestos en el país.

Traducido por NATALIA FABENI

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar