PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

17h33

Bovespa

+0,09% 130.156

16h43

Oro

0,00% 117

17h00

Dólar

+0,29% 4,9524

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Editorial: Nunca antes en la historia

07/05/2015 - 15h24

Publicidad

DE SÃO PAULO

Para usar una expresión del ex presidente Lula da Silva, nunca antes en la historia el Partido de los Trabajadores (PT) vio su imagen desgastarse de forma tan acentuada como ahora.

El bocinazo y cacerolazo que acompañaron el programa de radio y televisión del partido, el martes (5) a la noche, constituyeron una nueva medida audible de ese fracaso.

Como se sabe, estos actos no estaban representando una novedad en la coyuntura brasileña. Desde el pronunciamiento de la presidenta Dilma Rousseff (PT) en el Día de la Mujer, hace dos meses, actos de esa naturaleza se incorporaron al debate de la política nacional.

En las otras ocasiones, sin embargo, se protestaba contra una presidenta frágil y un gobierno que, habiendo logrado la reelección por un estrechísimo margen en octubre, solo venía reforzando la sensación de estafa electoral.

Esta vez, el blanco fue el partido que está al mando del país desde 2003. El hecho de que trechos de discursos de Rousseff no hayan ni siquiera sido incorporados al programa de propaganda política de su propio partido no sirvió para desalentar las manifestaciones.

Todo lo contrario: se vieron renovadas en por lo menos un sentido. Intentando esconder a la presidenta -algo de por sí extraño-, el PT terminó por exponer a Lula, figura que la sigla siempre consideró un as en la manga para las elecciones futuras.

Fue mucho más que eso, el partido dejó expuesta la falta de sintonía entre su cúpula y el gobierno que ayuda a sustentar. No se exaltaban las acciones de la mandataria sino las banderas de la agrupación, como si pudiera, poco a poco, despegarse de la baja popularidad de Rousseff.

Incluso si esta tarea pudiera llevarse a cabo, ¿cómo haría el PT para desligarse de su propia sombra?

De acuerdo con Datafolha, cerca de un 13% de los electores hoy dice preferir al PT que a los demás partidos (en diciembre era un 22%); durante la crisis del mensalão, ese porcentaje nunca cayó por debajo del 15%.

Se puede atribuir semejante corrosión a muchos factores, pero difícilmente alguno tendrá un peso más grande que el reiterado involucramiento del partido en escándalos de corrupción.

Basta notar que Rui Falcão, presidente nacional de la sigla, consideró oportuno enfatizar que los miembros del PT que fueran condenados al final de un juicio serán expulsados del partido.

En otros tiempos, cuando el partido podía considerarse defensor de la moralidad política, tal declaración habría sido poco necesaria, ya que la expulsión se daba por sentada.

Hoy, esa declaración suena algo demagógica. Aferrándose al principio de que las leyes no tienen efecto retroactivo en perjuicio del acusado, los dirigentes del PT tienen la intención de preservar a los condenados en el escándalo del mensalão.

Todo lleva a creer que, una vez más, el partido usó la cadena nacional para hacer propaganda engañosa.

Traducido por NATALIA FABENI

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar