Grupos contra y a favor del aborto protestan en São Paulo

El Movimiento 40 Días por la Vida reza frente al Hospital Pérola Byington, que realiza legalmente la interrupción de la gestación

Júlia Zaremba
São Paulo

Por un lado, activistas antiabortistas rezando el Ave María con rosarios, cruces e imágenes de Jesucristo en las manos. En otro, residentes y activistas de los derechos de las mujeres con pancartas en las que se leen frases como "saca tu rosario de mi vientre".

Así lleva dividida desde hace una semana la plaza localizada frente al Hospital Pérola Byington, referencia en la atención a víctimas de violencia sexual, en el barrio de Bela Vista (región central de São Paulo).

Activistas contra y a favor frente al hospital - Júlia Zaremba/Folhapress

Hace poco más de un mes, 40 activistas de Días por la Vida montaron una tienda de campaña en el lugar para "rezar por el fin del aborto". La concentración terminará el domingo (3).

El movimiento fue creado en el estado conservador de Texas (EE. UU.) Y se extendió por todo el mundo. El objetivo es poner fin al aborto mediante oraciones, ayunos y vigilias frente a los lugares que realizan la intervención.

En Brasil, el aborto está permitido en tres situaciones: violación, riesgo para la vida de la madre o anencefalia fetal.

Miembros de la sucursal de la campaña en São Paulo se negaron a hablar con el periódico. "Solo oración", respondió Celene Salomão, de 54 años, excandidata de PSL a diputada federal.

La comunicación en las redes sociales es activa. El perfil de 40 Días por la Vida de São Paulo reúne videos y fotos de oraciones frente al hospital.

Los abogados y activistas denuncian la humillación a los pacientes frente al centro. "Satanista" y "asesinos" serían apenas algunos de los insultos dirigidos a mujeres y médicos.

El Secretario de Estado de Sanidad, responsable de Pérola Byington, dice que continúa atendiendo todos los casos y que la atención no se ha visto afectada.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original