PUBLICIDAD

Siga-Nos

Las últimas galerías de fotos

Marcas de tensión Marcas de tensión

Publicado en 11/04/2016

Mercado Brasileño

18h30

Bovespa

+0,46% 106.557

16h43

Oro

0,00% 117

16h58

Dólar

0,00% 4,1910

16h30

Euro

+0,49% 2,65250

PUBLICIDAD

Alter do Chão, en el estado de Pará, considerada una de las playas más lindas del mundo

07/08/2014 - 14h27

Publicidad

ANTONELLA KANN
COLABORACIÓN PARA FOLHA, DE PARÁ

Sólo 37 kilómetros separan al aeropuerto de Santarém, en el estado de Pará, de una villa de pescadores que tiene el poder de sorprender a quien ya recorrió Brasil y todo el mundo.

Aunque Alter do Chão es un nombre poco difundido en Brasil, ya fue elegido por el diario británico "The Guardian" como la playa más bella del país, el Caribe brasileño.

El destino está enmarcado por playas de arenas blancas en las márgenes del río Tapajós, que, de tan ancho, parece un mar de aguas cristalinas, calmo y sin olas.

El estilo de vida es sencillo y no hay pretensiones de transformar Alter en un destino pop. Sin embargo, el ambiente se volvió más ecléctico en el último tiempo, desde que los extranjeros -principalmente europeos- comenzaron a llegar a este lugar. Muchos decidieron instalarse y montar pequeños negocios.

Ese flujo hizo también que comenzaran a aparecer pequeñas posadas bien arregladas. Todo esto, de a poco, fue agregándole pequeñas dosis de encanto al ya pintoresco escenario de Alter y, claro, ayudó a incrementar la infraestructura turística.

Al anochecer, una torre de Babel en miniatura se concentran alrededor de la placita principal del lugar, en donde puede escucharse hablar en español, inglés, francés e italiano, todo mezclado con el ritmo del carimbó, un género musical difundido en todo el estado.

CARURU Y TACACÁ

Paseos en barco y visitas a pequeños ríos que corren entre islas están entre las excursiones obligatorias. Cuando no es el río el que atrae a los turistas, el foco se vuelve hacia los negocios con artesanías y los puestos para comer y beber, restaurantes, bares, el pequeño supermercado, la iglesia y farmacia.

Allí, el movimiento es constante, incluso al mediodía, cuando el calor sofoca. Si la intención es ir de compra, las artesanías indígenas son las más interesantes.

La sintonía entre diferentes culturas aparece también en la gastronomía, con menús en portugués, y en otros idiomas. Se puede degustar desde un caruru incrementado (una sopa hecha a base de gombo con pedazos de pollo o carne) y postres osados como un cheesecake servido en una copa con castañas de Pará.

Si busca algo más legítimo, puede optar por probar un tacacá, un plato indígena con tucupí (caldo a base de mandioca) y camarón seco.

Traducido por NATALIA FABENI

Lea el artículo original

Gracias!

Close

¿Está interesado en las noticias de Brasil?

Suscríbase a nuestra newsletter en español, enviada los días hábiles, y manténgase informado sobre las noticias de Brasil.

Cancelar