Después de facilitar la tenencia de armas, Bolsonaro prevé viabilizar paulatinamente el porte

El gobierno cree que la discusión en estos momentos puede obstaculizar la aprobación de la reforma de las pensiones

Marina Dias Fábio Fabrini
Brasília

Militares destruyen casi 9.000 armas incautadas o entregadas por ciudadanos en Río - REUTERS

El gobierno de Jair Bolsonaro (PSL) quiere más tiempo para aprobar mecanismos que flexibilicen el porte de armas.

La posibilidad de que los residentes de todos los estados puedan solicitar la tenencia de armas sin tener que comprobar su necesidad efectiva era una promesa de campaña de Bolsonaro, no obstante, el porte no entró en el decreto firmado el martes (15), porque eso podría generar cuestionamientos judiciales.

Los asesores cercanos al presidente creen que la discusión sobre el derecho de llevar armas por la calle -el porte- es más delicada y debe incluirse al Congreso. Además, opinan que hay que centrar las articulaciones con los parlamentarios en la aprobación de la reforma de las pensiones, actualmente, la  propuesta estrella del equipo económico comandado por Paulo Guedes (Economía).

El temor de estos asesores es que dos propuestas controvertidas -el porte de armas y los cambios en las reglas de la jubilación- sean debatidas al mismo tiempo en el Legislativo, perjudicando sus trámites.

La idea del gobierno es que Bolsonaro y su tropa de choque mantengan el discurso público favorable al porte de armas, que tiene adherencia en parte de su electorado, y estén atentos a las posibilidades de aceptación en el Congreso. Si el panorama se plantea positivo, intentarán construir un acuerdo.

El martes (15), por ejemplo, el presidente prometió avanzar en las discusiones sobre tenencia y reducción de la edad mínima para la compra de armas, que actualmente es de 25 años. Según Bolsonaro, ese y otros temas van a ser debatidos con su equipo cuando regrese del Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original