Raúl Seixas podría haber entregado a Paulo Coelho a la policía de la Dictadura, según libro sobre el compositor

'Não Diga que a Canção Está Perdida', de Jotabê Medeiros, aporta un documento que insinúa su colaboración con militares

Lucas Brêda
São Paulo

Cuando conoció a Raúl Seixas, Paulo Coelho miró con desconfianza al aspirante a rockero interesado en  extraterrestres. Juntos, desarrollaron un interés por la magia, crearon una sociedad famosa y compusieron canciones consideradas eternas por el rock brasileño.

También se enfrentaron a la dictadura. Y su historia con la policía política se encontraba oculta hasta ahora: Raúl podría haber entregado a Coelho al Ejército.

El escritor Paulo Coelho junto al cantante y compositor Raul Seixas. (Foto Reprodução) - Reprodução

Esta sospecha ha sido revelada por el libro "Raúl Seixas: 'Não Diga que a Canção Está Perdida'", del periodista Jotabê Medeiros, cuyo lanzamiento será el próximo día 1. El suceso, según la obra, tuvo lugar en mayo de 1974, cuando Raúl y Coelho disfrutaban del éxito de "Krig-ha, Bandolo!", el álbum lanzado el año anterior y que ya llevaba más de 100.000 copias vendidas.

Paulo Coelho declinó participar en el artículo y dilucidar el episodio. "No soy el tipo de persona que le gusta hurgar en heridas ya curadas", dice en un correo electrónico.

El escritor Paulo Coelho reveló, el miércoles (23), que conocía la posibilidad de que Raúl Seixas lo hubiera entregado al Ejército durante la dictadura. "Estuve callado durante 45 años. Pensé que era un secreto para llevar a la tumba", escribió en Twitter.

Según Medeiros, Raúl había sido llamado a dar una declaración en el Dops, el Departamento de Orden Político y Social de la dictadura militar, y llamó a su amigo para que lo acompañara y lo ayudara a aclarar las canciones que habían escrito juntos. Paulo Coelho en ese momento no lo sabía, pero no era la primera vez que por aquellos días Raúl visitaba el edificio.

"Comparé las fechas y vi que entre la primera declaración de Raúl en el Dops y la segunda, cuando llevó a Paulo Coelho, transcurrió muy poco tiempo", dice Medeiros.

Según lo que dice el periodista en el libro, Raúl entró en la sede del órgano, permaneció allí durante media hora y regresó tratando de darle un mensaje cifrado a su amigo, que lo estaba esperando. Coelho no lo entendió y fue llamado para ser interrogado sobre el libreto que venía junto al álbum "Krig-ha, Bandolo!" y la Sociedad Alternativa cantada por Raúl.

La policía fue hasta el inmueble del escritor y arrestó a su novia, Adalgisa Ríos. Al día siguiente, cuando fue liberado, Coelho tomó un taxi con Raúl, pero fue capturado nuevamente y llevado a un lugar desconocido donde sufrió tortura durante dos semanas.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original