Los casos de xenofobia contra brasileños en Portugal crecen un 150% en un año

Las denuncias por discriminación étnica y racial en el país se dispararon, registrando un aumento del 93,3% con respecto a 2017

Giuliana Miranda
Lisboa

Las quejas por discriminación étnica y racial en Portugal se dispararon en 2018, registrando un alza del 93,3% con respecto al año anterior.

Los relatos de xenofobia contra brasileños –la mayor comunidad extranjera en el país-  aumentaron de forma significativa: 150% en 12 meses.

Estudiantes brasileños protestan en la puerta de la Facultad de Derecho en Lisboa por manifestaciones xenófobas. - Giuliana Miranda/Folhapress

Las cifras se desprenden del último informe de CICDR (Comisión para la Igualdad y contra la Discriminación Racial), la prevención y combate a prácticas discriminatorias en Portugal.

De acuerdo con el documento, el año pasado se registraron 45 quejas de xenofobia contra brasileños. En 2017, fueron 18.

De acuerdo con los últimos datos de la SEF (Servicio de Extranjeros y Fronteras), el número de brasileños que viven legalmente en Portugal aumentó un 5,1% en 2017, el primer aumento desde 2010, cuando cerca de 120.000 brasileños residían en el país.

Ya en 2016, eran 81.251, y 85.426 el año siguiente -los datos de 2018 aún no han sido divulgados.

La sospecha, sin embargo, es que el número es aún mayor, ya que las estadísticas oficiales no incluyen a los brasileños indocumentados o a aquellos que tienen doble nacionalidad portuguesa u otro estado de la Unión Europea.

Asimismo, del informe se extrae que los casos de xenofobia contra brasileños son la tercera causa de discriminación en Portugal, representando un 13% de las denuncias. En primer lugar están las manifestaciones contra gitanos: un  21,4% de las denuncias, seguidas por manifestaciones racistas que representan un 17,3%.

En Portugal, a diferencia de Brasil, el racismo no es un delito, sino una falta, una especie de denuncia menos grave que prevé penas más leves, como multas.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original