La industria automotriz considera que Brasil actualmente no es atractivo para la inversión

De acuerdo con el presidente de Mercedes-Benz de Brasil, Philipp Schiemer

Anaïs Fernandes
São Paulo

El aislamiento de Brasil y de su industria automotriz de los avances y cambios globales en el sector automotriz está tornando al país poco atractivo para las grandes fábricas del sector. La consideración es del presidente de Mercedes-Benz de Brasil, Philipp Schiemer.

"No estamos prestando atención a lo que está sucediendo en el mundo, los últimos años han sido buenos para muchas empresas en sentido global, pero los nuevos desafíos que están apareciendo como vehículos autónomos, eléctricos, compartidos, requieren una inversión fuerte por parte de la industria", afirma.

"Las empresas van a analizar con mucho más cuidado la posibilidad de invertir dinero, que es escaso, y no van a invertir en países que no son competitivos, Brasil está perdiendo el tren del futuro y eso me preocupa", añade Schiemer al participar en el Foro Estadao Think, el miércoles (12).

Fábrica de Fiat, en Betim, Minas Gerais - Divulgação

La falta de atractivo de Brasil pasaría por las incertidumbres económicas y políticas que asombran al país, así como por problemas estructurales, como el sistema tributario.

Según Antônio Filosa, presidente de la FCA América Latina, dueña de Fiat, el riesgo de invertir en un país es aceptable para las fábicas cuando el escenario político y económico tiene apoyo en cuanto a escala y previsión.

"En Brasil hay una laguna en ingeniería fiscal, la competitividad de los impuestos no recuperados en el momento de la exportación y también de escala", comenta.

Schiemer dice que Brasil tiene que "abrirse al mundo", no sólo en cuanto a exportación, sino también en importación.

La exportación del sector automotriz brasileño viene sufriendo por culpa de la crisis en Argentina, principal destino de los coches producidos en el país.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original