Bolsonaro quiere cambiar área protegida donde fue multado y crear un 'Cancún brasileño'

La multa fue anulada y el funcionario responsable fue destituido

Italo Nogueira
Rio de Janeiro

El presidente Jair Bolsonaro declaró el miércoles que firmará en breve un decreto para alterar el estatus de la Estación Ecológica (Esec) de Tamoios, en Angra dos Reis (RJ), lugar en el que fue multado por pesca ilegal.

Bolsonaro no dejó claro si pretende reducir el nivel de protección o acabar con cualquier unidad de conservación del área. El objetivo, sin embargo, está claro: transformar la región en un polo de atracción turística, una especie de "Cancún de Brasil".

Foto tomada por un agente ambiental cuando Jair Bolsonaro fue sorprendido pescando dentro de la Estación Ecológica (RJ) - 25.jan.12/Divulgação

"Nuestro estado merece tener un Cancún, y podemos tenerlo y estamos trabajando para que sea en la región de Angra. Depende de un decreto presidencial", explicó el presidente.

El año pasado, el STF (Supremo Tribunal Federal) declaró inconstitucional la reducción de Unidades de Conservación (UCs) a través de medidas provisionales.

"La Estación Ecológica de Tamoios no preserva absolutamente nada y hace que un área rica, que puede traer miles de millones de dólares al año para el turismo, esté parada por la falta de un punto de vista más objetivo, más progresista”, declaró el mandatario.

El presidente es dueño de una casa en la Villa Histórica de Mambucaba, desde donde en 2018, durante una entrevista concedida a Folha, reveló sus intenciones de transformar el local en una zona turística.

"En manos de españoles, podría convertirse en Cancún", suele decir el presidente.

En enero de 2012, el Ibama puso una multa al por entonces diputado por valor de R$ 10 mil por pesca ilegal en la estación ecológica protegida por ley.

La multa fue anulada por la Superintendencia del Ibama en Río de Janeiro el 20 de diciembre de 2018, aún en el gobierno Michel Temer.

El funcionario responsable, José Olímpio Augusto Morelli, fue destituido en abril.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original