Con Bolsonaro en el poder, los militares ya marcan presencia en 30 órganos federales

Al menos 2.500 miembros de las Fuerzas Armadas ocupan puestos en ministerios y departamentos

Camila Mattoso Ranier Bragon
Brasília

En sus primeros nueve meses como presidente, Jair Bolsonaro ha aumentado el número de miembros militares, activos y de la reserva, en el seno de la Administración Federal.

Además de él, capitán retirado, y el diputado, general Hamilton Mourão, y de 8 de sus 22 ministros, figuran al menos 2.500 militares en puestos de liderazgo o asesoramiento, lo que continúa la curva ascendente que comenzó Michel Temer (2016-2018), que puso fin a la simbólica práctica de gobiernos anteriores de nombrar civiles para encabezar el Ministerio de Defensa.

Folha obtuvo la información haciendo uso de la Ley de Acceso a la Información, solicitando dichos datos a más de 100 agencias federales.

El presidente Jair Bolsonaro. (Foto: Eduardo Anizelli/ Folhapress, PODER) - Folhapress

En al menos 30 de estas agencias se ha registrado un aumento en el número de militares en comparación con la gestión de Temer. En solo 4, se ha producido una reducción. Algunos no respondieron a la solicitud de información.

El nombramiento de uniformados para ocupar funciones que solían ser asumidas por civiles, tras la dictadura militar (1964-1985), se ha hecho más patente en las carteras cercanas a Bolsonaro, como el Gabinete de Seguridad Institucional. Ya en la Vicepresidencia, se produjo un salto de 3 a 65 militares.

Folha entrevistó a exministros de Defensa y expertos.

En general, consideran que la administración de Bolsonaro recurrió a los cuarteles no tanto por la afinidad del presidente con los militares y más por la falta casi absoluta de estructura de partido y política, ya que fue un diputado de muy bajo perfil durante los 28 años que ocupó un asiento en el Congreso Nacional. 

"Siempre ha sido una especie de sindicalista parlamentario que se centraba en las cuestiones de las Fuerzas Armadas", dijo Raúl Jungmann, que fue Ministro de Defensa y Seguridad Pública de Temer.

"Estos presidentes que llegan al poder sin una estructura de partido consolidada y solidaria tienden a hacer este movimiento. Lo primero es reducir el número de ministerios, incluso debido a la falta de personas cualificadas. La dimensión del autoritarismo es muy evidente en el gobierno actual, pero además existe esta otra dimensión que es la falta de preparación, no solo del presidente, también la ausencia de figuras preparadas de las que rodearse", refuerza el historiador Carlos Fico, profesor de la UFRJ.

Sobre las consecuencias de la "invasión verde oliva" en posiciones que solían ser ocupadas por civiles, Jungmann dice que no ve mayores problemas.

Por su parte, Fico destaca la discrepancia entre la lógica de los cuarteles y la Administración Pública.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original