A la espera de la reforma de las pensiones, la Bolsa opera despegada de la economía real

A pesar de los indicadores frustrantes, índice bate récord de 100 mil puntos durante la sesión

Flavia Lima
São Paulo

El mercado financiero parece caminar de espaldas a la economía brasileña.

El día en que otro indicador importante frustra las expectativas de economistas, la Bolsa batió un nuevo récord histórico nominal, cerrando cerca de los 100 mil puntos.

El IBC-Br, indicador de actividad del Banco Central -considerado una especie de previo del PIB (Producto Interno Bruto), cayó un 0,41% en enero, en relación a diciembre.

El número fue muy inferior al esperado por el mercado.

La bolsa ni parpadeó. Llegó a alcanzar los 100 mil puntos a lo largo del día y cerró un poco por debajo del nivel histórico, en 99.993 puntos. La subida fue del 0,86% en relación a la sesión anterior.

El mismo día, se supo que las expectativas de economistas para el PIB de 2019 menguaron. El crecimiento económico esperado actualmente es del 2%, frente al alza prevista una semana atrás del 2,28%. En junio de 2018, llegó incluso al 3%.

El viernes (15), la Bolsa consiguió llegar a los 99.136 puntos (el récord anterior), tras una semana entera de decepciones derivadas de los números de la producción industrial, del comercio minorista y de los servicios.

Bovespa supera los 100 mil puntos - Folhapress

"Es difícil decir que la Bolsa está subiendo porque el presidente Jair Bolsonaro dijo esto o aquello. Todavía creo que el vector principal es el buen humor internacional", dice Ricardo Peretti, estratega de persona física del Santander.

Para Peretti, la bolsa brasileña viene replicando lo que sucede en las principales bolsas estadounidenses y europeas, que comenzaron el mes de marzo en caída, pero volvieron a recuperarse la segunda semana del mes, rompiendo sus máximas recientes.

Traducido por AZAHARA MARTÍN ORTEGA

Lea el artículo original